banear

miércoles, 9 de marzo de 2016

Adiós, Madina Mayurqa, amada mía, adiós...

Mora mallorquina, esclava del rey


No, no fuiste tú, 
rugoso acebuche,
más viejo que la historia
quien le rompió el alma
en pedazos mil.


Tú tampoco fuiste, 
áspero espino,
atalaya de búhos,
quien mató su alegría
cual verdugo cruel.
 

No, ni tú tampoco,
oh viejo algarrobo, 
hijo de Oriente,
cegaste los ojos
de su noche eterna.


Ni tú, imponente pino,
rey del horizonte,
sacerdote del sol,
llenaste de lágrimas
sus ojos de ayer.
 

Oh, venerable encina, 
no, tu no pudiste
descuartizar carnicera,
cual despiadada fiera,
la ilusión de su pecho.
 

No sufras, aladierno,
 señor del sotobosque,
fosco matorral,
no enturbiaste su vida
con tristes velos de tul.


No fue la higuera, 
 hembra tan fecunda,
tan humilde ella,
quien encadenó sus manos
aquel amanecer.
 

Desventurada tú, 
oh mora Salema,
de Almallutx nativa,
la más bella doncella
de todo el Al-Ándalus.

El sol te miraba 
con cara de angustia,
y te acompañaba
aquel día de infamia
por senda tan ardua.

La esclava  del rey, 
la perla, la joya, 
la más cara gema
para su desgracia
de todo el botín.
 

Te llamaron María
en forzoso bautismo
los ruines corsarios
y el fraile pirata
antes de partir.

 

En nave de guerra
hacia Zaragoza,
en los pies cadenas
y en los ojos lágrimas.
¡Adiós, Mayurqueta!

A día de hoy  
nadie te recuerda,
ya van ocho siglos
y tus nietos bastardos
se cuentan por miles.




10 comentarios:

  1. Impresionantes árboles y emotivo poema.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juan. Es estupendo empezar así el día.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado todo, el contenido, los árboles, el poema. Y también que nombra a mi pueblo, Zaragoza.
    Por otra parte todas tus entradas en el bloq me encantan. Son muy amenas y se aprenden muchas cosas de la naturaleza. Gracias por todo

    ResponderEliminar
  4. Solo con poema se puede comunicar tanto sentimiento, historia y acervo cultural. Muchas gracias Joan, mis respetos.

    ResponderEliminar