sábado, 21 de octubre de 2017

Shakshuka con arroz al estilo egipcio

En su origen la shakshuka era un plato de la cocina de los judíos tunecinos, pero era tan deliciosa que su consumo, al cumplir escrupulosamente con los preceptos Kósher de la religión hebraica, se extendió a todos los judíos que habitaban en los países norteafricanos, desde Marruecos hasta Egipto. Con el tiempo los musulmanes la adoptaron como un plato propio, al cumplir también escrupulosamente con los preceptos Halal de la religión islámica y en la actualidad se consume a diario como uno de los platos más sabrosos y sencillos de la cocina árabe. Con el nacimiento del estado de Israel los judíos norteafricanos emigraron masivamente al nuevo país y, al igual que ocurre en los países árabes, en Israel la shakshuka se ha convertido en el plato nacional.

La shakshuka original no llevaba arroz, como tampoco la lleva la que se consume en la actualidad en Israel, que se come con la mano derecha cogiendo directamente de la sartén una porción con la ayuda de un trozo de pan de pita o de pan normal.

A mí me gusta mucho el arroz y al ver en internet que en Egipto cocinan la shakshuka con este cereal ampliamente cultivado en las riberas bañadas por el Nilo, me ha entrado el gusanillo de probarla al estilo egipcio.

INGREDIENTES PARA TRES PERSONAS

-Tres tomates grandes bien maduros.
-Un pimiento rojo mediano.
-Una cebolla pequeña.
-Tres o cuatro ajos.
-Media docena de pimientos verdes de padrón.
-Una hoja de laurel.
-Aceite de oliva virgen extra.
-Tres tazas de arroz.
-Dos cucharadas soperas de pimentón dulce.
-Una cucharadita de comino en polvo.
-Una pizca de pimentón picante.
-Agua para el arroz.
-Media docena de huevos.
-Sal al gusto. 

 En primer lugar se trocea el pimiento rojo y se echa en la sartén cuando el aceite está caliente.

 Una vez pochado el pimiento rojo se añaden a la sartén la cebolla y los ajos cortados a trozos no muy pequeños.

 A continuación se trocean los pimientos verdes de padrón y se añaden a los demás ingredientes junto con una hoja de laurel, removiendo con frecuencia para que no se queme la mezcla. Curiosamente shakshuka significa mezcla  en idioma árabe.

Finalmente se añaden los tomates cortados a trozos grandes (en Israel no los pelan). En este momento se pueden echar las especias: pimentón dulce, comino en polvo, pimentón picante y sal. (En Israel lo comen muy picante).

 Tras darle varias vueltas a la mezcla se añade el agua y el arroz, removiendo con frecuencia para que no se pegue al fondo de la sartén. Una vez el arroz está en su punto, se echan dos huevos por persona, se espera a que cuaje la clara, se echa perejil cortado grueso por encima de la shakshuka, se retira del fuego, se deja reposar unos minutos y se sirve.

Os aseguro que me ha sabido a gloria. Tiene un sabor intenso, contundente y absolutamente delicioso.

¡Buen provecho, amigos!

10 comentarios:

  1. D. Juan. Me da la impresión de que es u a variante de un pisto. Es un plato muy extendido por el Mediterráneo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pablo. Hay muchos platos parecidos a lo largo del Mediterráneo.

      Eliminar
  2. Segurísimo que sabe a gloria ¡vaya plato rico ese arroz egipcio!
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Al ver la foto no me ha gustado, pero al leer la receta tiene que estar buenisimo.Por eso no te puedes fiar de la vista. Todos los incredientes son muy de huerta y es un planto muy sano.

    ResponderEliminar