banear

sábado, 3 de enero de 2015

Siembra de esporas de Cantharellus lutescens

Su micelio vive en simbiosis como micorriza rodeando las raíces del pino blanco y el carrizo.

Tras ponernos las botas con una contundente paella valenciana cocinada por dos valencianos de pura cepa, Blai y Paqui del pueblo de Canals, la más deliciosa, sabrosa y hasta confitada que he comido en mi vida, mis amigos Marcelina y Biel me han regalado un tupper lleno a rebosar de Cantharellus lutescens, una seta muy aromática que en castellano recibe el nombre de rebozuelo anaranjado, trompeta amarilla y angula de monte.

Los han encontrado esta mañana entre la hojarasca de un típico bosque mediterráneo de pinos blancos, Pinus halepensis, encinas, Quercus ilex y carrizos, Ampelodesmos mauritanica. Según me ha explicado Marcelina el micelio de estos rebozuelos crece sobre las raíces de los carrizos como una micorriza simbionte.

También me han regalado los restos de limpiar los rebozuelos: bases de los pies llenas de tierra, sombreros aplastados, pies correosos de los ejemplares más viejos, varios trozos desechados del escasísimo y apreciado Boletus edulis y la hojarasca que les acompañaba, todo ello rebosante de esporas de Cantharellus lutescens y Boletus edulis.

Así que más contento que un niño con un juguete nuevo he subido al trocito de montaña adyacente al jardín donde crecen precisamente las especies boscosas antedichas, mecladas con acebuches, Olea europaea var. sylvestris, lentiscos, Pistacia lentiscus, aladiernos, Rhamnus alaternus y aulagas, Calicotome spinosa.

 
 Para la siembra de las esporas he escogido un claro muy fresco y húmedo entre encinas, pinos, acebuches, lentiscos y mucho carrizo.

Con la ayuda de un azadón he ido cavando pequeños hoyos de unos centímetros de profundidad muy cerca de la base de las plantas de carrizo.

En cada hoyo he echado un puñado de restos de Cantharellus lutescens y Boletus edulis, cubriéndolos a continuación con hojarasca, con la esperanza de que sus esporas germinen y se unan en simbiosis con las raíces del carrizo. Según parece ambas setas también viven en simbiosis con las raíces de numerosas coníferas, como el mismo Pinus halepensis mediterráneo.

Dentro de tres o cuatro años sabré si el experimento ha tenido éxito. Por supuesto Marcelina y Biel tendrán el privilegio de recolectar los primeros rebozuelos y con suerte también los primeros Boletus edulis que surjan del micelio simbionte de las esporas que hoy he sembrado.

Esta noche no he podido resistir la tentación de probarlos y me he preparado una sopa con ellos. Aquí tenéis la receta y unas imágenes:

Sopa de rebozuelos anaranjados y sobrasada de Vic.


Ingredientes

-Rebozuelos anaranjados
-Varias rodajas de sobrasada de Vic
-Una alcachofa
-Unos tirabeques
-Un trozo de pimiento rojo
-Dos tomates desecados en aceite de oliva
-Un ajo
-Aceite de oliva
-Sal marina

La sobrasada de Vic es un embutido mallorquín muy antiguo, parecido al fuet catalán, herencia culinaria de los repobladores catalanes que vinieron tras la conquista de la isla por los corsarios de Jaime I de Aragón hace 800 años.

Los tomates desecados en aceite de oliva son un regalo de mis amigos Agustina y Tomeu de Sóller.

La sal marina, en mallorquín "sal de cocó", es un regalo de mis amigos Marcelina y Biel de Bunyola. La recogen cada verano sobre las rocas salpicadas por las olas.

Os aseguro que me ha sabido a gloria.

Y un par de días después me preparé esta cenita ligera con el resto de rebozuelos que me quedaban:

Dos rebanadas de pan moreno con tomate, rebozuelos fritos con lonchitas de ajo, cuatro rodajas de sobrasada de Vic también fritas, todo regado con el aceite caliente de freir las setas. ¡Delicioso!



8 comentarios:

  1. Bon Profit !!, Que apetitosa parece esta sopa, y más para cenar, que es cuando agradeces algo calentito para que te ayude a tener un buen sueño,
    Sueerte con las esporas, ya nos contarás
    Una abraçada
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juanma. Ya os contaré. Una abraçada.

      Eliminar
  2. Genial!!! Hace dos años hice lo mismo en mi bosquete de pinus halepensis con un buen puñado de niscalos....sin resultado visible hasta hoy....paciencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, hasta el cuarto o quinto año no echan cuerpos fructíferos.

      Eliminar
  3. Buenas Juan, me gustaria preguntarte si se puede micorrizar encinas viejas con trufas con este metodo y cuando se verian resultados.
    gracias y a seguir con el blog que somos muchos lo que te seguimos en la sombra. saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo: Muchas gracias. En cuanto a tu pregunta supongo que sí se puede, lo que no sé es cómo recoger esporas de trufa. Un saludo.

      Eliminar
  4. (Jo, siempre que entro aquí acabo con hambre... )

    Si nunca has probado los anillos de bambú tierno con pasta ahora es la época

    pvaldes

    ResponderEliminar