sábado, 12 de octubre de 2019

Agave attenuata, un recuerdo de La Laguna

 El ágave del dragón o ágave cuello de cisne es originario del estado mexicano de Jalisco, cuna del tequila y los mariachis, donde crece a gran altura (entre 1.900 y 2.500 msnm) sobre suelos volcánicos. Curiosamente en la naturaleza es muy escaso hasta el punto de encontrarse en peligro de extinción, mientras que prospera fantásticamente cultivado como planta de jardín en todas las regiones de clima subtropical y mediterráneo libre de heladas del Planeta.

 En el año 2002 visité por primera vez la bellísima Isla de Tenerife, de la que quedé enamorado. El dia de la vuelta a Mallorca, mientras esperaba en el Aeropuerto de La Laguna para coger el avión, di un paseo por los jardines que lo circundan y no pude resistir la tentación de coger un hijuelo diminuto de un vigoroso Agave attenuata. Era tan pequeño que me cupo en el bolsillo del pantalón. Dos años y pico después ya había multiplicado su tamaño por diez sembrado en una maceta. En la imagen, tomada el 25 de diciembre de 2004, estaba magnífico con una hojas tiernas y sedosas de más de 20 centímetros, muy diferentes a las del resto de ágaves, que suelen ser más duras y espinosas.

 Poco después lo sembré en el huerto junto a un Quercus x cerrioides. Se había ramificado y había crecido espectacularmente. En la imagen lo podéis ver tal como era el dia 2 de febrero de 2006. Es muy llamativo el color verde ceniciento de sus hojas.

 Trece años después, en enero de 2019, floreció por primera vez. Habían pasado 17 años desde que me lo traje como un hijuelo desde Tenerife.

 Aquí podéis ver la inflorescencia en forma de trompa que se alargó hasta superar los dos metros de longitud.

 El dia 18 de abril de 2019 ya estaba finalizando la floración de sus cientos, por no decir miles, florecillas amarillo-verdosas, cuyos capullos se abren empezando por la base de la trompa hacia la punta.

 Últimas flores en abrirse. Son muy llamativos los largos estambres amarillos con unas vistosas anteras cargadas de polen.

 Estos capullos se abrieron en los siguientes días.

 Detalle de una florecilla con sus seis tépalos amarillo-verdosos soldados por su parte inferior en forma de tubo, seis largos estambres cada uno de ellos con una antera aplanada en su extremo y un solo pistilo femenino en cuya base se encuentra el ovario lleno de óvulos.

 La larga inflorescencia ya ha finalizado la floración de todos sus capullos. La imagen fue tomada el día 19 de junio. He retirado con la mano los estambres secos del extremo de la trompa para que se vean los frutos.

 Frutos de Agave attenuata ya maduros a finales de junio. A los pocos días se secaron y se abrieron liberando sus semillas.

 Numerosas semillas de color blanquecino, abortadas por no haber sido fecundadas, acompañadas de bastantes semillas negras perfectamente viables. Tomé la fotografía el día 9 de agosto.

Detalle de las semillas viables rodeadas de incontables semillas abortadas. Las sembraré en primavera.


14 comentarios:

  1. Una floración espectacular la de esta Agave.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la floración. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, Teresa. Tiene aspecto de planta antediluviana.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Maravilloso ver el proceso floral de este agave, el escapo es impresionante y no te has perdido ni un detalle ¡unas fotos estupendas!
    He visitado Tenerife y Lanzarote y ambas islas me fascinaron por su vegetación, en especial la de los cactus.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Juan. Un placer leer tus artículos, como siempre. Y especial agradecimiento por todo lo que aprendí de ti sobre injertos. Abusando de tus conocimientos, me gustaría preguntarte tu opinión sobre la influencia de la luna en los cultivos. Es un tema que ronda persistentemente en mi cabeza últimamente y del que soy muy escéptico. Busco ayuda para que alguien me convenza y me saque de mi ignorancia... Gracias anticipadas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier.
      La verdad es que yo también soy muy escéptico con el tema de la luna. Probé de hacer injertos en la luna "adecuada" y en la "inadecuada" y no encontré diferencias en los resultados.
      Saludos.

      Eliminar