domingo, 25 de septiembre de 2016

El milagro de la Estivación: de la muerte a la vida en sólo 24 horas


La Doradilla es un pequeño helecho rupícola de nombre científico Ceterach officinarum subsp. officinarum, sinónimo de Asplenium ceterach subsp. ceterach. Pertenece a la gran familia de las Aspleniaceae y es quizás uno de los helechos más abundantes y más conocidos por los amantes de la naturaleza del Mediterráneo Occidental. 

Tiene una dotación genética autotetraploide, es decir, en su núcleo contiene dos genomas completos e idénticos al de su padre ancestral, el Asplenium javorkeanum, sinónimo de Asplenium ceterach subsp. bivalens, que desde hace millones de años vive confinado en las montañas más frescas y orientadas hacia el norte de los países Balcánicos, este de la Península Italiana, Sicilia y Turquía. Crece únicamente sobre suelos ácidos. Su incapacidad para soportar la tierra caliza y los tórridos y resecos veranos mediterráneos le impidió expandirse hacia nuevos territorios.

Doradilla completamente seca, deshidratada hasta límites en apariencia incompatibles con la vida. Crece en la argamasa que une las piedras de una pared de bancal orientada hacia el sudeste en la Serra de Tramuntana de Mallorca. Sus frondes están tan resecas y son tan frágiles, que si se estrujan entre los dedos se deshacen en mil pedazos. A simple vista está muerta. La foto fue tomada en pleno verano, día 1 de septiembre, tras casi cuatro meses sin practicamente una gota de lluvia. (Recomiendo ampliar las fotos con un doble click).

Su padre ancestral, el Asplenium javorkeanum, hace millones de años sufrió una mutación en el gen que codifica la meiosis, llamada apomeiosis o ausencia de meiosis, de manera que no se produjo la normal reducción a la mitad del número de cromosomas, y se generaron esporas diploides, en lugar de haploides, con el genoma completo diploide de su progenitor. Las esporas germinaron y dieron lugar a un gametofito diploide, que produjo gametos diploides (una oósfera femenina y muchos anterozoides masculinos), los cuales, tras la fecundación de la oósfera diploide por un anterozoide diploide, dieron lugar a un helecho autotetraploide con dos genomas completos e idénticos en su núcleo, es decir, como si fuera un Asplenium javorkeanum al cuadrado (2 x 2 = 4 ). En el mundo animal esta mutación sería incompatible con la vida, pero en los helechos y otras plantas es perfectamente viable. 

El resultado fue el Ceterach officinarum subsp. officinarum, un helecho robusto y resistente a los suelos calizos y a la sequía extrema, que se expandió con rapidez por todo el Mediterráneo Occidental, pudiendo crecer indistintamente sobre suelos ácidos, sombríos y permanentemente húmedos como su ancestro o bien sobre suelos calcáreos y ambientes extremadamente secos y calurosos como ocurre durante los largos meses del verano mediterráneo. Fue una inteligente estrategia del Asplenium javorkeanum para sobrevivir y expandir sus poblaciones hacia nuevos territorios hasta entonces vetados a su especie.

 Misma doradilla anterior día 24 de septiembre, a las 16 horas de la tarde, tras un esperado aunque escaso chubasco de principios de otoño. Se aprecia claramente como algunas frondes empiezan a verdear, hidratadas por la lluvia.

La doble dotación cromosómica también le dotó de la capacidad de morir en verano y resucitar en otoño a través de la estivación, un proceso semejante a la hibernación, en el que el helecho reabsorbe el agua y los nutrientes de las frondes y los concentra en su diminuto rizoma. Esta deshidratación se activa cuando el helecho nota que empieza la sequía, pero sólo si no se producen lluvias veraniegas. En los rarísimos veranos frescos y lluviosos la doradilla permanece bien lozana durante todo el estío.

 Misma doradilla a las 13 horas del día siguente, 25 de septiembre, tras un nuevo chubasco.

Las frondes se están hidratando, expandiendo, reverdeciendo a gran velocidad. Las células vuelven a la vida, su citoplasma, antes reseco, se llena de agua, el ADN de su núcleo despierta del largo letargo veraniego y empieza a dar órdenes a los orgánulos citoplasmáticos a través del ARN mensajero, sus cloroplastos vuelven a sintetizar clorófila, se reinicia la fotosíntesis, el metabolismo se normaliza, incluso los esporangios del envés de sus frondes, que habían interrumpido la producción de esporas por la sequía, se despiertan, acaban de madurar las esporas y las dispersan rápidamente, a sabiendas de que encontrarán recovecos entre piedras de bancal perfectamente húmedos y acogedores para perpetuar la especie.

Es la maravilla de la vida que explota ante nuestros ojos en sólo 24 horas. Desde la imagen anterior a ésta han pasado sólo tres horas, tiempo más que suficiente para que las últimas frondes por hidratar y reverdecer ya estén expandidas y tan lozanas como antes del verano, como si nada hubiera ocurrido. 

El proceso es tan bonito y tan emocionante que he querido compartirlo con vosotros.


32 comentarios:

  1. Has hecho muy bien en compartirlo, te lo agradezco, porque como has dicho es una maravilla de la naturaleza, es el milagro de la vida que se abre paso incluso en condiciones asdversas y en lugares increíbles.
    Me ha encantado!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. La reviviscencia, vaya invento evolutivo ... Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Alguien tiene que sobrevivir...a las condiciones extremas, a la destrucción (inducida o no por el Hombre).
    Me da esperanzas: no será el Hombre quien decida el final del planeta, sino el sol, porque siempre hay plantas y animales con esas técnicasde supervivencia.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena ,me emocioné al leer esta entrada, soy una ignorante jardinera aficionada , sin ninguna formación científica tengo, por suerte, la capacidad de asombrarme con el milagro de la vida. Mi jardín fué a lo largo de mi vida una fuente de esperanza. Tengo un cariño muy especial por los helechos.
    Un gran abrazo con mi admiración.

    ResponderEliminar
  5. Una vez más me parece que no me es permitido hacer un comentario ,algo pasa que no entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La web de Blogger va bastante lenta y al hacer un comentario parece que no entra, pero si lo hace, aunque pasado un tiempo de espera.

      Eliminar
  6. Excel.lent entrada Juan, m'unisc als qui pensen que el miracle de la vida va molt més enllà a l'acció (destructiva) de l'home la qual cosa m'ompli d'esperança.

    ResponderEliminar
  7. Sabía que ocurría esto pues lo había leído, pero verlo ha sido toda una experiencia

    ResponderEliminar
  8. La asombrosa naturaleza no tiene límites.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Genial! És una pasada y un consuelo...
    Gracias Joan por retransmitirlo en directo. ;-)

    ResponderEliminar
  10. Magnífica entrada, Juan.

    un abrazo

    José Angel

    ResponderEliminar
  11. La doradilla es un helecho con numerosos beneficios y características...maravilloso artículo!

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por el artículo. Por coincidência, la semana passada e estado trabajando muy cerca de Nice, en un jardin y en una parede virada a Sul me despertou la atencion helechos que no havia visto nunca y repare que havia uno mesmo por debajo de una de las primeras piedras de la pared. La levante y recolli el helecho con su turron de tierra y raices. Lo tengo ahora en un tiesto en mi terraza de Londres. La última foto de tu articulo parece la fotografia del mio. Sera que e traído um eterno sobrevivente para mi jardin?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Según tengo entendido este helecho vive de forma natural en el sur de Inglaterra.

      Eliminar
    2. Es la primera vez que lo e visto. En una propriedad situada entre Nice y Sait Tropez no sul de França. Ahora lo tengo en mi terraza en Londres, plantado en un tiesto. Los muros adonde estava son de piedra caliza. Me llamo la atencion, el color verde intenso y el recortado de las hojas.

      Eliminar
  13. Como una clonación de sí mismo no!?
    Y en ese caso, se duplican gracias a la peculiar forma de reproducirse .

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como si tú, en lugar de tener los 46 cromosomas normales, tuvieras el doble, es decir, 92.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Verlo aquí, observado por ti, y aportado en este lugar, para tantísimos que no tuvieron ni la suerte - Ni / O - curiosidad para admirarlo, para ti que si lo has hecho, mi más sincera enhorabuena. Un apunte. En el viejo muro del aljibe( qué bonita palabra la del AL-JIBE , tenemos a varios helechos así, éllos, con la suerte de que cuando llueve desborda el agua por ahi, en pocos minutos, aquello reverdece como un vergel. ( Confieso que alguna vez, Ahi en LA PALMA- CANARIAS,- les di agüita de la buena para observar este milagro. ) Ahora, desde El Sur Salmantino, una abraçada estimat amic Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies, Esperança. Si, aljibe i aljub són paraules procedents de l'àrab andalusí.
      Un forta abraçada, amiga Esperança.

      Eliminar