banear

sábado, 17 de septiembre de 2016

La Pomarrosa huele y sabe como las rosas

El árbol de la Pomarrosa, Syzygium jambos, es originario del sudeste asiático. Pertenece a la familia de las Myrtaceae. Su cultivo se ha extendido a todas las regiones tropicales y subtropicales de la Tierra, llegando a naturalizarse y a convertirse en una plaga invasora, especialmente en Cuba.

Sus frutos amarillos son muy apreciado. Su delicioso sabor y aroma a rosas procede del acetato 2-feniletilo, la misma sustancia aromática que da su aroma característico a las rosas. Los tres de la imagen son los primeros que han madurado en mi jardín tras más de 10 años de espera. Me traje las semillas de Tenerife. Las sembré en una maceta y germinaron enseguida y al cabo de una par de años trasplanté varias pomarrosas directamente en la tierra arcillosa y calcárea de mi jardín. No les gusta la tierra caliza. Prefieren los suelos ácidos. La cal les dificulta la absorción del hierro y les provoca clorosis en las hojas. A pesar de ello han sobrevivido a la caliza y al frío a veces intenso de los inviernos de Mallorca.

Sus capullos florales son muy llamativos y muy ricos en antocianos. En la imagen se puede apreciar el verde descolorido de las hojas por la clorosis.

Sus flores son espectaculares. Se abren escalonadamente en días sucesivos. Tienen numerosos estambres blancos con una diminuta antera amarilla en la punta. Se despliegan como los rayos de una estrella y cubren completamente los 4 pétalos blanquecinos y los 4 sépalos de la flor. En Mallorca la floración se inició a mediados de junio.

En esta imagen se ven muy bien los estambres con la pequeñísima antera amarilla en la punta de cada uno de ellos y el único pistilo filiforme sobresaliendo un centímetro por encima de los estambres.

Los brotes nuevos son bellísimos con su color rojo-vinoso por su riqueza en antocianos, que les protegen de las peligrosas heladas tardías al absorber el calor del sol.

Tras la floración y la polinización a través de las abejas que son muy golosas de su néctar, se inicia el engrosamiento del ovario. En esta imagen se ven muy bien los sépalos verdes y redondeados y el largo pistilo ya seco.

Otro fruto de pomarrosa iniciando la maduración.

Y por fin, a los tres meses de la floración, han madurado los primeros frutos. La foto fue tomada el dia 11 de septiembre de 2016.

Los cuatro sépalos y el pistilo persisten en la punta del fruto. Este detalle es típico de los frutos de todas las Myrtaceae.

Las pomarrosas despiden un delicioso aroma a rosas. Su pulpa es amarillenta con una semilla suelta en el centro que rebota en su interior al mover los frutos sin abrir.

La pulpa no sólo huele a rosas sino que también sabe a rosas. Al saborear estos frutos tuve la sensación de estar comiento pétalos de rosa.

La semilla más grande mide 1'5 cms. de diámetro y ya estaba germinando dentro del fruto. Se puede ver la punta verde de la raiz saliendo de la semilla. Las tres ya están sembradas en una maceta. Espero que germinen antes del invierno.


8 comentarios:

  1. Curiosa planta, no la conocía. Quizás haya tardado tanto en producir frutos porque no haya encontrado un polinizador eficaz, podria ser?

    Saludos desde el norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo, pues sus polinizadores son las abejas y éstas han realizado su trabajo magníficamente. Lo que ha pasado es que hasta esta primavera no ha florecido por primera vez. Su crecimiento se ha visto enlentecido por la tierra caliza y por el frío invernal que ha soportado más o menos bien, sufriendo quemaduras por las heladas en los extremos más tiernos de sus ramas. Me imagino que a partir de ahora, superada ya su prolongada pubertad, me dará una buena cosecha de frutos cada año.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Que suerte Juan. Me encantaría tenerlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si soportaría tu clima, Teresa. Un saludo.

      Eliminar
  3. Qué bueno!
    Muy interesante. Siempre consigues que todas tus plantas sobrevivan. Gracias por compartir.
    Matilde

    ResponderEliminar
  4. Tienes muy buena mano para estas cosas, Juan, todo te prospera la mar de bien.
    No conocía este fruto ni este árbol y me hace mucha ilusión que nos lo hayas presentado, con su proceso completo además.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar