banear

domingo, 27 de febrero de 2011

Osmunda regalis, una cosmopolita con los pies en el agua

Su primitivismo es tal vez la característica que mejor la define y la causa de su supervivencia a lo largo de millones de años. No sólo ha sido capaz de llegar hasta nuestros días prácticamente inalterable, sino que además ha tenido tanto éxito que actualmente es uno de los helechos más cosmopolitas de la Tierra, pues habita en todos los continentes con climas templados, subtropicales y tropicales, excepto en Australia y Nueva Zelanda. Se encuentra en toda Europa, en toda América (norte, centro y sudamérica), en Ásia, en África, en Madagascar y en las Islas Mascareñas, situadas en el sudoeste del Océano Indico.

Vieja Osmunda regalis con frondes de casi dos metros de longitud en el lecho del Arroyo del Parrón en el Parque Natural de Los Alcornocales en la província de Cádiz a mediados de mayo. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

El origen de su nombre es muy confuso, hay muchas teorías, pero la más aceptada hace derivar el nombre del género del rey Osmund, que reinó en la Baja Sajonia hacia el año 758 de nuestra era. El nombre de especie "regalis" (real) tendría pues el mismo origen y se podría traducir por: "Helecho del Rey Osmundo". Produce frondes heteromorfas: estériles y fértiles. Sus esporas tienen una característica única entre los helechos: son verdes por su contenido en clorófila, la cual facilita su germinación.

La família Osmundaceae es un grupo aislado sin relación con otros helechos. Se han encontrado fósiles de osmundáceas primitivas en estratos del Pérmico datados entre 289 y 248 millones de años de antiguedad. Los fósiles de las Osmunda modernas se han encontrado en sedimentos del Cretácico datados en unos 65 millones de años. La família Osmundaceae incluye cuatro géneros: Leptopteris, Todea, Osmundastrum y Osmunda.

Bellísima fronde estéril de la Osmunda regalis anterior. Es muy llamativo su color verde claro, resaltando sobre el fondo acuoso sobre el que está enraizada. Las frondes estériles de este helecho en condiciones óptimas pueden alcanzar los dos metros y medio. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Fronde nueva de la Osmunda regalis anterior, que al principio brota bien erecta y se va inclinando a medida que crece hasta que su ápice toca el agua. Haciendo doble click sobre la foto para ampliarla se puede ver el hábitat acuático muy sombreado donde vive. Justo detrás de la fronde se ve un brote de Equisetum telmateia.

Joven Osmunda regalis cultivada en el Jardín botánico del Aljibe de la província de Cádiz, donde se conserva y reproduce este tesoro botánico relativamente escaso en Andalucía.

Fronde del helecho anterior cultivado con los pies en el agua como a él le gusta. Las frondes son lanceoladas y bipinnadas. Las pínnulas son oblongolanceoladas y asimétricas.

Osmunda regalis brotando en mayo tras la hibernación en la cima del cráter de un volcán del centro de la Isla de Faial del Archipiélago de las Azores, llamado Caldeira do Faial. A la izquierda de la foto se ven varias flores de la ericácea Daboecia azorica, endemismo azoriano que crece como una alfombra. Sobre la fronde se ven las gotas de agua dejadas por el paso de la brisa marina cargada de humedad, fenómeno natural típico de la Macaronesia llamado Lluvia Horizontal, que riega varias veces al día este maravilloso archipiélago perdido en medio del Oceano Atlántico.

Osmunda regalis cultivada en el magnífico Jardim botânico do Faial en la isla del mismo nombre del Archipiélago de las Azores. En este jardín está sembrada a pleno sol y no parece afectarle negativamente, tal vez por la elevada humedad ambiental de estas islas atlánticas.

Fronde tierna recien brotada con la típica forma enrollada de los brotes nuevos de todos los helechos, que siguen el principio matemático de Fibonacci. Se aprecia el saco fibroso como una telaraña que la protege a medida que se va expandiendo. La Osmunda regalis es caducifolia, pierde las frondes en invierno y rebrota en la siguiente primavera.

Fronde fértil de Osmunda regalis que crece erecta y tiene dos tipos de pinnas: las inferiores son semejantes a las de las frondes estériles, mientras que las pinnas superiores o apicales están constituídas por grupos de esporangios cargados de esporas verdes. Los esporangios de la foto son todavía inmaduros. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Bellísima fronde fértil con los esporangios maduros, fotografiada en el Jardim botânico do Faial a mediados de mayo. Dándole un pequeño golpe con un dedo sale una nube de esporas que son dispersadas por el viento y el agua.

Otra fronde fértil de Osmunda regalis con los esporangios maduros. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Detalle de los esporangios de la fronde anterior, los cuales, a diferencia de la mayoría de helechos, no están organizados en soros, sino que se desarrollan directamente sobre el nervio central de las pínnulas.





2 comentarios:

  1. Tan exhaustivo y ameno como siempre. Y además parece que no te cuesta mantener ese nivel en tus entradas. Que sea por muchos, muchos años, para que nosotros podamos seguir disfrutándolo. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Salomé.

    Un cordial abrazo: Juan

    ResponderEliminar