domingo, 20 de febrero de 2011

Asplenoceterach barrancense, un tesoro botánico

Es un híbrido extraordinariamente escaso. En todo el Valle de Sóller de la Isla de Mallorca conozco sólo tres ejemplares: uno de ellos crece en una grieta de una roca calcárea situada en el lecho de un torrente que baja de las montañas que circundan el valle. Comparte la grieta con uno de sus progenitores, el Ceterach officinarum ssp. officinarum y con un Asplenium trichomanes ssp. quadrivalens. Los otros ejemplares crecen a unos 300 msnm entre las piedras de dos paredes de bancal orientadas hacia el norte separadas por unos 50 metros. En ambos casos a su alrededor a pocos centímetros crecen sus dos progenitores: un Ceterach officinarum ssp. officinarum y un Asplenium majoricum.

Asplenoceterach barrancense a principios de junio con las frondes nuevas bien desarrolladas.

En su genoma alotetraploide tiene un 50% de cromosomas de Ceterach officinarum ssp. officinarum, un 25% de Asplenium fontanum y un 25% de Asplenium petrarchae ssp. bivalens. Es por tanto un trihíbrido con cromosomas de tres helechos diferentes de la família Aspleniaceae, un alotetraploide con 144 cromosomas (2n= 144, n= 72).

Este híbrido fué descrito para la ciencia en 1972 por los botánicos alemanes Wilfried Bennett y Dieter E. Meyer, los cuales le dieron el nombre de "barrancense" por haberlo encontrado en el Barranco de Biniaraix en la Serra de Tramuntana de la Isla de Mallorca.

En esta fotografía se ven los tres helechos que comparten la misma grieta: el Asplenoceterach barrancense, su progenitor Ceterach officinarum ssp. officinarum y un ejemplar de Asplenium trichomanes ssp. quadrivalens.

Hábitat del Asplenoceterach barrancense. En la misma roca, en una zona más sombreada, hay una abundante población de su otro progenitor Asplenium majoricum. El torrente donde vive permanece seco durante la mayor parte del año. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

 Otro Asplenoceterach barrancense creciendo entre las piedras de una pared de bancal a finales de diciembre.

Mismo Asplenoceterach barrancense un año después tras un otoño muy lluvioso.

 Este tercer ejemplar, más joven que los dos anteriores, crece enraizado en el musgo de un pequeñísimo agujero de una piedra calcárea que forma parte de una pared de bancal. La foto es de finales de marzo.

La probabilidad de una hibridación espontánea como ésta es tan baja como que a una persona le toque el primer premio de la lotería Euromillones. Para tener lugar esta maravilla de la naturaleza hizo falta que cayeran en la misma grieta una espora de Asplenium majoricum y otra de Ceterach officinarum. Luego debieron germinar al mismo tiempo y dar lugar a dos gametofitos, los cuales produjeron cada uno de ellos una oósfera femenina y muchos anterozoides. Posteriormente un anterozoide de uno de los dos gametofitos nadó en la humedad del suelo con el movimiento de sus flagelos hacia la oósfera del otro gametofito, que lo atrajo con el aroma irresistible de la fitoferomona ácido málico y tuvo lugar la fecundación. La oósfera fecundada generó un embrión híbrido, el Asplenoceterach barrancense, que creció muy lentamente hasta que al cabo de 3 ó 4 años sus frondes se asomaron por encima de los bordes de la grieta.

Fotografía combinada con toda la familia, los dos progenitores y el hijo trihíbrido.

Los dos progenitores y el hijo híbrido creciendo en la misma piedra de bancal.

Otra familia al completo.

 Árbol genealógico de la familia anterior.

Fronde bien desarrollada en diciembre.

Una fronde nueva brotando a finales de marzo bajo otra del año anterior.

Como ocurre con sus progenitores, el Asplenoceterach barrancense soporta los largos meses de calor tórrido y sequía extrema del verano mallorquín entrando en letargo estival, estivación, deshidratándose completamente sus frondes, que se enrollan, se encogen, adquieren un color marrón-grisáceo y parecen muertos. Con las primeras lluvias otoñales, a las 24h, las frondes se rehidratan, reverdecen, se expanden, como si nada hubiera ocurrido, tanto es así que los esporangios de los soros acaban de madurar y aprovechan la humedad ambiental para dispersar las esporas.

 Envés de una fronde en marzo.

Envés de dos pinnas basales de Asplenoceterach barrancense con los soros a punto de madurar y las páleas que recubren el pecíolo, el raquis y el envés de las pinnas, herencia de su progenitor Ceterach officinarum ssp. officinarum. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Fotografía microscópica a 40 aumentos del raquis con las páleas que tienen una estructura intermedia entre los tricomas o pelos glandulosos del Asplenium majoricum y las grandes páleas del Ceterach officinarum.

Microfotografía del envés de una pinna con los soros parcialmente cubiertos por el indusio y las abundantes páleas, más estrechas y filiformes que las del Ceterach officinarum. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Envés de otra pinna de Asplenoceterach barrancense, vista a 40 aumentos.

Pálea de Asplenoceterach barrancense medida en micras.

Soros maduros muy parecidos a los de su progenitor Asplenium majoricum. Comparando el tamaño de la fronde con el dedo pulgar que la sostiene nos hacemos una idea del diminuto tamaño de este helechito, que rompe todos los esquemas de la probabilidad genética. Su combinación cromosómica, en un simil animal, equivale a la hibridación espontánea de un mulo (híbrido entre caballo y burra), que sería el Asplenium majoricum, y una cebra africana con doble dotación cromosómica (imposible entre los animales, pero si en las plantas), que sería el Céterach officinarum ssp. officinarum, autotetraploide del ancestral Asplenium javorkeanum. 

Asplenium fontanum--> X <--A.  petrarchae ssp. bivalens            Asplenium javorkeanum
( FF                             (PP)                                                        ( CC )
                              l                                                                                                                           l
                              l                                                                                                                           l
       ( Hibridación interespecífica )                                                                               ( Apomeiosis )
                                                   l                                                                                                                          l                      
                              l                                                                                                                          l
                                V                                                                                                                        V 
                        Asplenium majoricum -----> X <---- Ceterach officinarum ssp. officinarum 
  ( FFPP )                                   l                                ( CCCC )
     l
         l
        ( Hibridación interespecífica ) 
          l
          l
          V
                                                 Asplenoceterach barrancense      .........................
                ( FPCC )


Detalle de los soros maduros con el indusio levantado dejando ver los esporangios. (Doble click encima de la foto para ampliarla)

Soros de los dos progenitores del Asplenoceterach barrancense.

Y para acabar la prueba de su esterilidad, una espora abortada, muerta, inviable y parcialmente descompuesta. Al microscopio se observan muy pocas esporas y las pocas que se ven están practicamente vacías o descompuestas. Cultivando sus esporas en una fiambrera al cabo de tres años no había germinado ninguna.



5 comentarios:

  1. Nunca dejarán de fascinarme tus entradas. Soy gran admiradora de los helechos (de las criptógamas en general: misteriosas y casi mágicas). Y ahora cada vez que los miro pienso en ti. Es sabido que siempre efectúo mis salidas en solitario por múltiples razones que en realidad se reducen a una. Nunca, ni aunque las circunstancias variasen mucho, renunciaría a ello del todo. No obstante debe de ser maravilloso llevarte al lado por la montaña. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan, excelente reportaje, gracias por mostrarnos los helechos de esta manera tan especial; las comparativas de las especies progenitoras de Asplenoceterach, es totalmente clarificador. Enhorabuena y gracias. Un abrazo desde la Sierra de Grazalema, en Cádiz.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ambos, Salomé y Manolo. Sois muy amables.

    Un abrazo desde Mallorca.

    ResponderEliminar
  4. Genial, muy interesante el tema.

    ResponderEliminar