banear

domingo, 11 de diciembre de 2011

Geranium maderense: su belleza enamora a los jardineros

Su vida es corta, entre dos y cuatro años, pero tras su muerte deja miles de semillas que germinan alrededor del cadaver de su madre y llenan de color y vida los sotobosques parcialmente sombreados que son su hábitat preferido. El Geranium maderense, que como su nombre indica es endémico de la Isla de Madeira, ha enamorado a los aficionados a la jardinería de todas las regiones del Mundo con un clima semejante al de su isla original, es decir, subtropical húmedo y mediterráneo costero sin heladas. 

 Flores y frutos de Geranium maderense cultivado en el Jardín botánico de Funchal de la Isla de Madeira.

En las zonas costeras de California se ha asilvestrado y cubre grandes superficies con una floración espectacular. Está tan adaptado a vivir sobre la hojarasca de los sotobosques que incluso coloniza el suelo ácido y tóxico de las grandes plantaciones forestales de eucalyptus, donde muy pocas plantas consiguen sobrevivir a la toxicidad de los aceites y esencias de sus hojas en descomposición.

 Magnífico ejemplar de Geranium maderense de casi dos metros de altura creciendo a la semisombra de varias palmeras en el Jardín botánico de Funchal. Recomiendo ampliar las fotos con un doble click.

En estado silvestre es una planta relativamente escasa. En mi viaje a Madeira no conseguí verla creciendo en su hábitat natural, solamente en el Jardín botánico de Funchal y en algún jardín particular. Lo he visto también en el Jardín botánico do Faial en el Archipiélago de las Azores, en el Jardín botánico de la Orotava en el Isla de Tenerife, en el Jardín botánico de Lisboa y en el Jardín botánico de Sóller en la Isla de Mallorca, donde lo cultivan con mucho éxito en el sotobosque de un pequeño bosquete de plantas de Laurisilva macaronésica. Desde que sembraron el primer ejemplar hace más de 10 años se ha ido reproduciendo por si mismo a través de sus propias semillas a medida que morían los ejemplares más viejos. 

Grupo de Geranium maderense en plena floración a mediados de mayo. Sus luminosas flores llenan de color el sotobosque de palmeras y árboles de Laurisilva del Jardín botánico de Funchal.

Hojas de un ejemplar joven de Geranium maderense cultivado en el Jardín botánico de Sóller.

Luminosa flor de Geranium maderense con un fruto inmaduro a su lado, fotografiados en el Jardín botánico de Lisboa a principios de mayo.

Su éxito es tan grande que se vende en multitud de viveros de jardinería de todo el Mundo y sus semillas se pueden comprar fácilmente por internet con la Visa sin necesidad de salir de casa. Incluso ya se comercializan cultivares mutantes con flores blancas y granates. 

Otra flor de Geranium maderense. Ampliando la foto se puede apreciar el detalle de la abundante pilosidad glandulosa que cubre los tallos de esta Geraniaceae.

Dentro de unos años es posible que se logren cultivares mutantes resistentes al frío que puedan sobrevivir a las heladas e incluso que consigan sobrepasar el límite máximo de cuatro años de vida y se conviertan en perennes. Cuanto más se cultiva una planta más posibilidades existen de que se aislen ejemplares con mutaciones interesantes. El tiempo lo dirá.

De momento esta planta macaronésica ha cautivado a los jardineros por su belleza y desde su diminuta isla atlántica ha conseguido extender su población de una manera exponencial a prácticamente todas las regiones atemperadas y subtropicales de la Tierra. Muchas plantas como este geranio que en su región de origen son escasas o incluso están en peligro de extinción cuando se cultivan tienen un éxito espectacular.


11 comentarios:

  1. Joan, tu blog me parece muy interesante y didáctico, enhorabuena. Lo descubrí por casualidad no hace mucho y veo que es una excelente fuente de información.
    Un abrazo
    José Vicente Ferrández

    ResponderEliminar
  2. hola muy buen articulo..tengo una duda que hago despues de la floracion ???y como y en que epoca es bueno sembrar las semillas??? desde chile y con cariño..gracias

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, José Vicente y Jessica.

    Jessica, tras la floración espera a que las semillas maduren, recógelas un poco antes de que se desprendan de la planta y en primavera, cuando ya no haya peligro de heladas tardías, las siembras en macetas pequeñas con dos o tres semillas por maceta. Durante el primer invierno las pones a resguardo del frio en un invernadero o dentro de tu casa al lado de un ventanal muy iluminado y en la siguiente primavera ya los puedes sembrar en tierra. Las plantas viejas se suelen secar tras madurar las semillas.

    Te deseo suerte.

    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  4. Tengo una de estas plantas hace dos años y sólo ha tenido follaje...cuanto debo esperar para que florezca? Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede tardar mucho, pues como máximo suele vivir unos cuatro años.

      Eliminar
  5. Soy Chilena, vivo en Santiago comuna de La,pa, donde las temperaturas están por debajo de los 0 grados en invierno, mi ejemplar está precioso y ha florecido en su tercer año, no sabia que era de corta vida, he reproducido otros ejemplares por esquejes(creo) una plantita mas pequeña creciendo al lado. Espero que mi especie haya mutado y ahora sea perenne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica: A veces las plantas cambian mucho al ser cultivadas en un clima diferente al suyo original. Mis dos ejemplares sufren mucho con los largos, tórridos y resecos veranos de Mallorca y después de tres años todavía no han florecido, así que te felicito. Un cordial saludo desde la otra cara del mundo.

      Eliminar
    2. Juan, hola! Necesito tu ayuda...mi geranio floreció maravillosamente, pero ahora que las flores se secan, toda planta ha envejecido...

      Eliminar
    3. Hola Verónica: es posible que ya haya alcanzado su tiempo máximo de vida que es de 4 años. Así que ahora sólo te queda recoger sus semillas para sembrarlas y que nazcan muchos hijos. Un saludo.

      Eliminar