banear

sábado, 17 de diciembre de 2011

Nephrolepis exaltata var. bostoniensis

Una hermosa invasora americana

La Nephrolepis exaltata es uno de los helechos de jardín más cultivados en todas las regiones de la Tierra con climas subtropicales, mediterráneos y templados exentos de heladas. Su hábitat natural son los bosques húmedos y los pantanos. Tiene una gran facilidad para reproducirse vegetativamente a través de la emisión de raíces exploradoras, lo cual le confiere un carácter invasor que llega a convertirla en una verdadera plaga cuando el clima y el hábitat le son favorables. Al igual que la Nephrolepis cordifolia pertenece a la família de las Oleandraceae.

Nephrolepis exaltata de la variedad bostoniensis, cultivada en la terraza de un hotel de la ciudad de Funchal en la Isla de Madeira. Sus largas, anchas y erectas frondes la diferencian llamativamente de la especie Nephrolepis cordifolia, cuyas frondes son más estrechas y de menor tamaño. Ampliando la foto con un doble click se puede ver como el rizoma ha emitido largas raíces exploradoras, de las que brotan nuevos helechos, clones idénticos a su madre.

Un hijuelo de raíz de la Nephrolepis exaltata var. bostoniensis anterior a principios de mayo. Se ven las raíces exploradoras que crecen buscando nuevos terrenos y van emitiendo hijuelos.

Las mismas raíces anteriores emitiendo nuevos brotes a más de un metro de distancia de su madre.

Fronde nueva de uno de los hijuelos de raíz de la imagen anterior. Como ocurre con las frondes nuevas de la mayoría de los helechos, la de la imagen sigue la Secuencia matemática de Fibonacci mientras se va desplegando. Llama la atención su tupida pilosidad blanquecina.

La Nephrolepis exaltata es un helecho americano originario de Florida, México, Cuba, República Dominicana, Haití, Jamaica, Puerto Rico, Brasil y Guyana francesa, aunque se ha asilvestrado y naturalizado en otros países americanos con un clima cálido sin heladas, así como también en otros muchos países de África, Ásia y la Polinesia. En las Islas de la Macaronesia, especialmente en Canarias, también se ha asilvestrado pero todavía no se ha convertido en una plaga preocupante. A través del cultivo se han seleccionado muchas variedades o cultivares: Bostoniensis, Aurea, Chidsii, Elegantissima, Hillii, Mini Ruffle, Silver Balls, Green Fantasy, Montana, Teddy Junior, Todeoides, Whitmanii Improved, Rooseveltii, etc...La variedad Bostoniensis es el cultivar más ampliamente cultivado. Esta hermosa mutación fue descubierta en un cargamento de Nephrolepis exaltata con destino a Boston procedente de Filadelfia en 1894.

Como ya he señalado al principio de este artículo, todas las Nephrolepis tienen una fuerte tendencia invasora, tanto a través de esporas como a través de hijuelos de raíz. En la imagen se ve el tronco de una palmera canaria, Phoenix canariensis, cubierto de hijuelos de Nephrolepis exaltata, surgidos todos a partir de un único ejemplar nacido de una espora asilvestrada procedente de un jardín cercano, creciendo como epifito entre los restos secos de las hojas de la palmera. Todos los hijuelos están unidos por sus raíces, siendo en realidad un solo individuo. La imagen fué tomada en un jardín público de la ciudad tinerfeña de la Orotava.

Fronde nueva de Nephrolepis exaltata var. bostoniensis. Llama la atención la gran anchura de su lámina, detalle que la diferencia de la variedad común de Nephrolepis exaltata, como puede verse en la imagen del helecho epifito anterior, de frondes algo más estrechas y menos vigorosas. En la Nephrolepis cordifolia las frondes son todavía más estrechas y más cortas.

Fronde ya completamente desarrollada de Nephrolepis exaltata var. bostoniensis. Llama la atención el raquis de un brillante color marrón caoba y el borde crenado de sus largas pinnas. Las frondes de este cultivar pueden medir entre 50 y 250 centímetros de longitud y hasta 16 centímetros de anchura. 

Dando la vuelta a la fronde anterior se ven los bellísimos soros redondeados repletos de esporas maduras dispuestos en dos hileras siguiendo el borde de cada pinna. Las pinnas tienen un corto pecíolo y se disponen de forma alterna sobre el raquis. En su base tienen dos aurículas redondeadas que no llegan a abrazar al raquis. Este último detalle la diferencia claramente de la Nephrolepis cordifolia, cuyas pinnas carecen de pecíolo y tienen dos aurículas que abrazan al raquis.

 Detalle de las aurículas basales de las pinnas de Nephrolepis cordifolia, que abrazan al raquis y carecen de pecíolo. Esta diferencia tan llamativa sirve para identificar correctamente las dos Nephrolepis más cultivadas en el Mundo.

Soros maduros justo antes de iniciar la dispersión de las esporas. Cada soro está cubierto por un indusio reniforme o redondeado-reniforme unido a la pinna por su parte central a modo de paraguas que se abre hacia fuera para permitir que los esporangios se desplieguen y dispersen las esporas. Este indusio arriñonado le da el nombre al género: la palabra griega Nephro significa riñón y la palabra Lepis escama, es decir, escama en forma de riñón, por la forma reniforme del indusio que cubre los esporangios.

Imagen cercana de los soros de Nephrolepis exaltata var. bostoniensis con el detalle del indusio reniforme o redondeado-reniforme a modo de paraguas que cubre cada soro y se abre hacia afuera. Ampliando la imagen con un doble click se ven muy bien los esporangios marrones que se despliegan explosivamente y dispersan las esporas lo más lejos posible de su madre. Sobre la pinna se ven diminutos puntitos marrones que son esporas recien dispersadas.

Bellísimo esporangio de Nephrolepis exaltata var. bostoniensis con un corto esporangióforo en su parte inferior que está pegado a la superficie inferior de la pinna y recibe de ella el agua y los nutrientes para alimentar las esporas en formación, las cuales crecen dentro de la bolsa transparente abrazada por el anillo de células, que tiene una función parecida a la placenta del útero de los mamíferos.

Esporas de Nephrolepis exaltata var. bostoniensis. Su pequeño tamaño inferior a 39 micras indica que se trata de un helecho diploide.


8 comentarios:

  1. Buenas noches, Juan
    Como siempre, ha sido muy agradable para mí leer tu blog, y un placer contemplar las fotografías que has publicado...
    Nos seguimos viendo, Juan

    Ángela Canet

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Angela. Eres muy amable.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Joan.

    Desconocía este helecho y su capacidad invasora; este verano, en la costa de Cantabria vi precisamente una palmera cubierta de helechos (no hice fotos), que supongo sería esta especie, ¿llega hasta el norte de España?

    Brillantísimo, como siempre, tanto el texto como las fotos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Salva:

    Muchas gracias por tu comentario. Es posible que lo que viste fuera este helecho, pues aunque no lo parezca la costa cantábrica tiene un clima subtropical. Hace unos 10 años estaba visitando el magnífico Jardín botánico de la Orotava en Tenerife, especializado en plantas tropicales y subtropicales y bajo un viejo zapote blanco de México había muchos frutos caídos. Me agaché para recoger unos cuantos con la idea de llevarme sus semillas y sembrarlas en mi jardín y de pronto me dí cuenta que detrás de mí había un hombre que hacía lo mismo. Nos miramos y sonreimos y entablamos una interesante conversación. Era un aficionado a las plantas exóticas que vivía en Cantabria y me dijo que allí cultivaba sin problemas toda clase de especies subtropicales. Estaba recogiendo semillas de zapote blanco con la misma intención que yo. Por esto sé que la costa cantábrica tiene un clima cálido sin heladas por la influencia del mar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Es un placer leer su muy explicita página dando los detalles para diferenciar los Nephrolepis. Espero recuerde mi visita junto a mi hijo a su jardín. El està ahora en Uruguay, pero enamorado de la Isla, pasò hace poco, dos meses recorriéndola nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me acuerdo de su visita, Hebe. Espero que siga vivo el helecho que les regalé. Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Gracias,igualmente. Vi que tiene la página de Flora Nativa de Andrés Gonzales, entre sus Blogs, hace unos días obtuvo su título de Ingeniero Agrónomo.Es maravillosos todo lo que ha recorrido nuestro país estudiando y fotografiando la flora. Sigo estudiando en sus artículos. Nuevamente gracias y saludos.

      Eliminar
  6. María Cristina Giusti27 de febrero de 2017, 0:05

    Cultivo esa variedad y otras..Son de las más fáciles de reproducir.y de las más nobles en lo q a belleza se refiere dentro de la especie

    ResponderEliminar