banear

domingo, 25 de octubre de 2015

LAS ANACARDIÁCEAS Y SUS FRUTOS

Pistacho, Pimentero del Brasil, Mango, Anacardo, Lentisco, Falso pimentero, Ciruelo del Kaffir, Cornicabra, Zumaque americano, Árbol de las pelucas...

Las Anacardiáceas son una de las familias de plantas más extendidas en todo el mundo. A excepción de los casquetes polares y anillos prepolares, ocupan todos los nichos ecológicos posibles, desde las regiones tropicales y subtropicales, hasta las mediterráneas, templadas y predesérticas.

El pistacho, Pistacia vera, produce uno de los frutos secos más apreciados a nivel mundial. Los pistachos se pueden consumir simplemente asados como si fueran cacahuetes o avellanas o bien en forma de helados, pasteles y turrón. En Turquía, Siria y el Líbano se elaboran verdaderas exquisiteces con pistachos molidos, como la famosa Baklava, cuyo origen se remonta a la antigua Mesopotamia. Existen muchas variantes regionales de este dulce. Unas llevan nueces, otras avellanas, otras almendras o pistachos o bien una mezcla de varios de ellos. Recuerdo un documental sobre la cocina libanesa en la que se mostraba paso a paso todo el proceso de la complicada elaboración de este delicioso pastel varias veces milenario con sus 33 finísimas hojas de masa filo, entre las cuales se intercalan capas de pistachos enteros y molidos, todo regado con jarabe de miel y horneado sólo unos minutos a fuego vivo. Os aseguro que mi estómago rugió famélico en mi vientre y mis glándulas salivares segregaron varios cientos de mililitros de saliva ante la visión de aquel manjar de dioses oriental que crujía y humeaba al cortarlo en porciones romboidales recién sacado del horno. Casi pude oler su aroma embriagador a través de la pantalla del televisor.

Los pistachos, cuando están maduros, parecen agigantados frutos de lentisco o bien pequeños mangos erguidos. Su color rojo y amarillo es muy llamativo.

La capa externa o exocarpio es ligeramente carnosa y fácil de despegar. Bajo ella hay una cáscara dura y blanquecina, el mesocarpio, formada por dos valvas que se separan al madurar y dejan asomarse la almendra o semilla, rodeada a su vez por una fina membrana roja, el endocarpio. 

Aquí podemos ver los componentes de un fruto de pistacho. 

Todas las anacardiáceas sintetizan resinas aromáticas con un olor muy característico similar a la trementina.

Una resina famosa es el mastic o mastique de la isla de Quíos que se extrae por incisiones en la corteza del lentisco, Pistacia lentiscus. Su nombre viene del verbo masticar, por el uso como chicle que se hace de esta resina.


El lentisco es tal vez la anacardiácea más conocida y más abundante en la Cuenca Mediterránea. Sus frutos tienen exactamente la misma estructura que un fruto de pistacho aunque mucho más pequeños

Frutos del lentisco hembra fotografiados en la localidad de S'Estanyol situada en la costa sur de la Isla de Mallorca. Sus frutos son una excelente comida para los pájaros, que luego defecan los huesos y facilitan la dispersión de las semillas.

Los frutos de algunas anacardiáceas son muy ricos en taninos (desde un 13% hasta un 28%) y han sido utilizados desde la antigüedad para curtir pieles de animales. Hay anacardiáceas con hojas y frutos fuertemente urticantes que provocan reacciones alérgicas severas a las personas que las tocan.

La cornicabra o terebinto, Pistacia terebinthus, se parece mucho al lentisco y se hibrida con él con relativa facilidad.

El falso pimentero, Schinus molle, originario de Sudamérica, ha sido sembrado como árbol ornamental en las calles y jardines de todas las regiones del mundo con un clima mediterráneo. En sus paises de origen se le llama gualeguay o anacahuita, a excepción del Río de la Plata donde se le denomina aguaribay o aguaraibá.

Los llamativos frutos rojos del falso pimentero tienen un sabor picante y se utilizan como condimento con el nombre de pimienta rosada.

 Las sustancias volátiles muy aromáticas de las hojas de las anacardiáceas son un excelente repelente para los insectos y los nativos de ciertas regiones se las colocan sobre la cabeza para evitar las picaduras de los mosquitos. La decocción de las hojas y los frutos se utiliza como un excelente fungicida para desinfectar la tierra de los tiestos y los jardines. Los pequeños frutos rojos de algunas anacardiáceas se usan como condimento culinario solos o combinados con otras especies, en especial en la cocina de los países del Mediterráneo oriental y norte de África. Los frutos del pimentero del Brasil (Schinus terebinthifolius), del lentisco (Pistacia lentiscus), de la cornicabra (Pistacia terebinthus) y del falso pimentero (Schinus molle) una vez desecados reciben el nombre de pimienta rosada y son utilizados como un sustituto de la verdadera pimienta negra.

El ciruelo cafre o ciruelo del Kaffir de Sudáfrica, Harpephyllum caffrum, es un árbol dióico que se suele sembrar en las calles y jardines de la región Mediterránea. Los ejemplares femeninos producen unos frutos rojizos parecidos a pequeños mangos.

El género Rhus contiene numerosas especies, todas ellas muy ricas en taninos y altamente urticantes. Los bellísimos frutos rojos y aterciopelados de la imagen pertenecen a la especie Rhus aromatica de América del Norte donde recibe el nombre de Zumaque oloroso. Los frutos, del tamaño de un guisante, contienen un 27% de taninos y son muy astringentes y diuréticos. No se recomienda su uso en medicina natural por su toxicidad.

 Los frutos de otra especie, Rhus coriaria, son utilizados como especia desde la antiguedad reducidos a un polvo rojo en la cocina de los paises del Mediterráneo Oriental. Son el principal ingrediente de la salsa Lahmacun de Turquía e Iraq, la salsa zahtar o zaatar de la cocina de Siria, Turquía, Líbano, Israel, Jordania, Palestina y los países del Magreb y la salsa Dukka de la cocina de Egipto. Es uno de los condimentos clásicos del Kebab. En la imagen se ve un racimo de frutos muy maduros de Rhus coriaria asilvestrado, fotografiado en la localidad de Puntallana en la Isla de la Palma.
 
 El mango, Mangifera indica, es originario de Asia y se cultiva en todas las regiones tropicales y subtropicales de la Tierra. En la imagen se ve un bellísimo ejemplar florido, como si fuera un bonsai gigante, cultivado en un jardín de la localidad de Tigalate en la Isla de la Palma.

Rama de mango cargada de frutos fotografiada en la localidad de Tazacorte en la Isla de la Palma. El mango es uno de los frutos más consumidos y apreciados en todo el mundo. Su deliciosa pulpa anaranjada, muy rica en vitaminas y antioxidantes, es dulce y jugosa con un ligero aroma a trementina.

Las inflorescencias de todas las anacardiáceas, como la del mango de la imagen, tienen forma de uva erguida. Fotografía tomada a un joven ejemplar cultivado en la Isla de Mallorca.

 Detalle de las flores del mango anterior.

7 comentarios:

  1. Una lección más de botánica. El Lentisco es un arbusto que me encanta y no digamos los pistachos. Por cierto, se está poniendo de moda en mi región el cultivo del Pistacho como un cultivo alternativo a otros menos rentables. Ya veremos como acaba el experimento.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pini. Yo creo que las nuevas plantaciones de pistachos en España van a tener mucho éxito por la gran demanda de estos frutos secos y su elevado precio. Saludos.

      Eliminar
  2. Esta entrada me gusta mucho, me encantan todos los árboles que has puesto ¿ Sabes que tengo un mango, lo sembré esta primavera, veremos que tal pasa el invierno. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. En invierno protégelo cubriéndolo con una bolsa de plástico transparente para que pueda soportar las heladas. Un saludo y suerte con tu mango.

      Eliminar
  3. Si el Falso Pimentero es de la familia de las Anacartdiáceas. ¿Sería posible un injerto de Pistacho sobre un Falso Pimentero?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoría si. No pierdes nada probándolo. Si te agarra, nos lo comunicas con unas fotos.

      Eliminar
  4. Si el Falso Pimentero es de la familia de las Anacartdiáceas. ¿Sería posible un injerto de Pistacho sobre un Falso Pimentero?

    ResponderEliminar