sábado, 24 de septiembre de 2011

Minador de los cítricos: la naturaleza aprendió a controlarlo

Para el  pajarillo mosquitero común sus larvas son un manjar de dioses

El Minador de los cítricos es un insecto de nombre científico Phyllocnistis citrella que en su fase larvaria vive como parásito bajo la cutícula de las hojas y brotes tiernos de los citricos de cualquier especie, alimentándose de las células vegetales a las que vacía perforando su membrana citoplasmática y sorbiendo su contenido líquido. Excepcionalmente, en ausencia de hojas, también puede parasitar los frutos verdes.

 Minador de los cítricos en el envés de una hoja de mandarino muy afectado a mediados de julio del año 2006. La plaga estaba en el momento álgido de su expansión. Se aprecia como la oruga va con cuidado de no romper la cutícula que le sirve de protección. Avanza despegándola de las células y tras perforar la membrana celular absorbe todo su contenido

Este fitoparásito es originario del sudeste asiático, donde ha convivido con su huesped, los cítricos, durante millones de años. Debido al auge del comercio e intercambio de plantas y animales a nivel mundial a finales del siglo XX empezó a expandirse hacia Australia, Oriente próximo y África, llegando al sur de la Península Ibérica en agosto de 1993, siendo detectado por primera vez en Málaga. En los siguientes meses se fue extendiendo hacia todas las regiones costeras de clima subtropical y mediterráneo de la cuenca mediterránea donde se cultivan cítricos y en el año 1994 llegó a la Isla de Mallorca. En el Valle de Sóller, famoso por sus grandes plantaciones de excelentes cítricos, en pocos meses se convirtió en una plaga muy dañina, impidiendo a los árboles renovar sus hojas al destruir los brotes nuevos.

Detalle de la oruga del minador que va dejando tras de sí un hilo de defecaciones. En la otra mitad de la hoja se ve otro minador.

 Cuando la oruga alcanza el tamaño adecuado tras pasar por cuatro fases de crecimiento, realiza la última muda y se transforma en pupa, cuya boca en forma de tubo segrega hilos de seda para formar la cámara pupal en general muy cerca del borde de la hoja. Acabado su trabajo de tejedora, los hilos de seda se secan y retraen, lo cual provoca que la hoja se doble sobre la cámara pupal, quedando así protegida y fuera de la vista de sus depredadores. Unos días después sale el adulto alado y tras la fecundación la hembra busca brotes tiernos y pone sus huevos transparentes sobre las futuras hojas que aún se están formando.

 Cámara pupal ya vacía en septiembre tras la salida del adulto. Se ve bien el borde de la hoja que se dobló hacia dentro para proteger a la ninfa mientras se estaba metamorfoseando.

Las hojas muy afectadas se deforman, la parte comida se seca y el árbol acaba por desprenderse de ellas. Cuando el ataque es muy intenso el cítrico no consigue brotar hojas nuevas y debe sobrevivir con las viejas, es decir, las que ya tenía antes del inicio de la plaga, que aguantan sin caer más tiempo del normal para que el árbol no muera ahogado por falta de hojas que son sus pulmones y su fábrica de alimento a través de la energía del sol. Cuatro años después del inicio de la plaga muchos árboles estaban prácticamente defoliados, realizando la fotosíntesis a través de la corteza verde de sus tallos más tiernos. Estaban condenados a una muerte segura en dos o tres años.

Los agricultores hortofrutícolas de Sóller se asustaron ante la virulencia de la plaga y buscaron remedios en la Cooperativa. Nadie sabía nada de esta nueva enfermedad de los cítricos. Al principio probaron con insecticidas clásicos, pero no funcionaban, luego llegó de USA un supuesto pesticida específico para este parásito a un precio prohibitivo para la maltrecha economía de subsistencia de la mayoría de agricultores. Se gastaron miles de las entonces pesetas sin ningún resultado. La frustración y la sensación de impotencia fueron muy grandes, hasta el punto que muchos hortelanos se dieron por vencidos y aceptaron perder para siempre sus magníficos naranjos, limoneros, mandarinos y pomelos. Dejaron entonces de fumigar sus cítricos con pesticidas inútiles con la convicción de que en realidad todo había sido un montaje para sacarles el dinero, incluida la aparición e inexplicable expansión fulminante de la plaga de este parásito, como si alguna multinacional estuviera detrás de todo. 

Hojas tiernas del cítrico Severina buxifolia atacado por el minador de los cítricos. En mi jardín pude comprobar como el minador no tenía ninguna preferencia especial por una especie determinada de cítrico, sino que las atacaba a todas por igual siempre que intentaban brotar nuevas hojas. Aparte de los naranjos, limoneros, mandarinos, clementinos, pomelos y la Severina de la foto, también afecta a la Fortunella margarita o Kumquat, a la pampelmusa, a la chironja de Puerto Rico, al cidro "Buddha´s hand", a la Atalantia citroides, al citrangequat, al limequat  y al calamondín.

 Hojas del cítrico australiano Microcitrus australasica medio secas tras ser parcialmente comidas por el minador de los cítricos.

Y llegó entonces el momento de la actuación magistral de la naturaleza. A partir del año 2000, unos 6 años después de su llegada a la isla, la plaga empezó a menguar inexplicablemente, cada primavera había menos brotes afectados, muchas hojas lograban crecer enteras y los cítricos poco a poco se cubrieron de nuevo con un espléndida copa de hojas sanas intensamente verdes.  ¿Qué estaba ocurriendo?

Los científicos de la Universidad de las Islas Baleares junto con los técnicos de la Consejería de Agricultura estudiaron el extraño fenómeno y descubrieron que unos cuantos insectos autóctonos depredadores de otros insectos, como las avispillas Dacnusa sibirica y Diglyphus isaea, habían proliferado exageradamente y se habían especializado en alimentarse del minador de los cítricos. Sin necesidad de los carísimos pesticidas de las multinacionales, la sabiduría de la naturaleza había logrado reducir a unos límites tolerables la plaga del minador. Me alegré mucho al leer esta noticia y también por haber resistido la tentación de comprar insecticidas a multinacionales. En mi jardín no uso pesticidas ni abonos. Me ahorro mucho dinero y mucho trabajo, la tierra está muy sana llena de lombrices y me puedo comer la fruta de mis árboles directamente del árbol a mordiscos sin necesidad de pelarla ni lavarla para quitar ningún veneno. La mayoría de "plagas" de mis árboles están perfectamente controladas por la propia naturaleza.


Un día hace unos 7 años paseando por mi jardín me llamó la atención un pajarillo diminuto, el mosquitero común, de nombre científico Phylloscopus collybita, que saltaba de ramita en ramita sobre un viejo limonero y miraba debajo de cada hoja. (En Mallorca le llamamos "ullet de bou" = ojito de buey). De tanto en cuanto encontraba una oruguita, la aplastaba un poco con su pequeñísimo pico de insectívoro y se la tragaba como si fuera un manjar delicioso. El animalito rebosaba alegría y realizaba una especie de baile con saltitos y movimientos de la cola cada vez que se tragaba una oruguita. Lo estuve observando durante un buen rato y no parecía molestarle mi presencia, tan absorto estaba con su comilona. Cuando estuvo ahíto de oruguitas se fue volando hasta el abrevadero de las ocas, bebió varios traguitos y desapareció. Sospechando que se había alimentado de larvas de minador, mire debajo de las hojas donde había estado el mosquitero y efectivamente todas tenían la cutícula rota y la larva había desaparecido.

Tras 17 años del inicio de la plaga hoy he querido comprobar el estado de los brotes nuevos de este año de los naranjos, limoneros y mandarinos y solamente he sido capaz de encontrar dos hojas afectadas. La inteligente actuación de la naturaleza ha sido espectacular, un éxito rotundo.


30 comentarios:

  1. ¡Hola Joan!
    Yo he conocido de cerca ese mismo proceso en Valencia. La naturaleza se ha encargado en este caso de regular sabiamente la plaga. Puede que en plantones de 1 o 2 años, haya que tratar si se ve riesgo de debilitamiento, pero en árboles adultos, no hay actualmente el más mínimo problema ni tampoco la necesidad de tratar. Yo en mi pequeño huertito ecológico, no he tratado para nada hasta el momento.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante este artículo. Al fin he conocido lo que es el nminador de los cítricos. Gracias por publicarlo.

    ResponderEliminar
  3. Yo sigo teniendo algo de minador en unos limoneros de año y medio. Observare la evolución a ver que pasa..

    ResponderEliminar
  4. Saludos Joan,
    aquí en Valencia (Tavernes de Valldigna) a finales de mayo, mis plantones recien plantados quedaron deshojados al 100% por el dichoso minador, apenas los he podido recuperar a base de tratamientos con imaclorpirid y abono foliar cada 10 dias. Los adultos no han sido tratados, y escogen brotar muchos de ellos a finales de septiembre para evitar esta plaga. Por cierto , ¿como controlas los ácaros? Aquí es una auténtica plaga, cada vez se va haciendo mas fuerte esta plaga. Gracias. Eduard

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo:

    Tal vez si dejáseis de tratar los cítricos con pesticidas durante un par de años la misma naturaleza controlaría la plaga tal como ha ocurrido en Mallorca.

    En cuanto a los ácaros, ¿te refieres a la araña roja? Aquí, por lo menos en mi jardín, no hay esta plaga. La verdad es que cuanto más se fumigan las plantas con pesticidas, más plagas hay, porque no se deja actuar a la naturaleza. Fumigando se matan también a los depredadores de las plagas y es un círculo vicioso de nunca acabar. Las únicas beneficiadas son las multinacionales que fabrican los venenos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Mis naranjos no se pulverizan desde hace muchos años por abandono comercial y las plagas son practicamente inexistentes. La clave esta en el equilibrio ecologico a todos los niveles, incluidos los acaros. Hay acaros que comen a otros acaros, y si pulverizas y los matas, jamas solucionaras el problema porque inmediatamente explotara la poblacion de los malos.

    Siempre funciona igual, los depredadores adaptan sus poblaciones a las presas disponibles, aunque siempre lo hacen mas despacio que estas. Sin depredadores, la explosion demografica de presas es inevitable y se entra en un circulo vicioso en el que es necesario pulverizar otra una y otra vez para satisfaccion de las empresas del sector.

    Yo solo tenia algun problema de araña roja en los naranjos que lindaban con el vecino.

    ResponderEliminar
  7. Aun no me creo que haya llegado a leer algo así. Tengo que reconocer que empezaba a pensar que era la única que creia que la naturaleza está mejor si la dejamos hacer tal como ella lo tiene planeado. La ayuda de los humanos jamás será efectiva puesto que somos demasiado interesados y lo que pueda aportar beneficio a nuestra consciencia aportará malestar a alguna otra faceta y a su vez desequilibrio.
    Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras, siempre pensé que lo de los pesticidas era una chorrada (vamos a salvar a la naturaleza que sin nosotros se muere. ¡Ja!), creo que el único propósito de esos venenos es el comercial, pues solo el conreo masivo requiere 0 parásitos y unas plantas hermosas para vender bien. Creo que si tienes tus plantas para tu "disfrute personal" y las dejas vivir a su bola, no importa si tienen las hojas un poco comidas o si dan menos fruto, no pierdes nada ni les haces daño alguno. Porque dudo que un tóxico que elimine insectos sea absolutamente inocuo para las plantas, como poco debería perjudiciar la fotosintesis.
    Bueno, después de desahogarme un ratito (risas) quisiera añadir que la historia me ha emocionado mucho (me entraron ganas de llorar, aunque parezca raro), me duele mucho que los humanos tratemos así a las plantas, los ecologistas defienden a los animales pero a ellas las dejan siempre en ultimo lugar. Por eso ha sido una gotita de esperanza de que a lo mejor la gente algún día decida liberar a la naturaleza y no reprimirla y luchar contra ella.
    Tambien me ha gustado la manera en que escribes y tu punto de vista, trataré de visitar tu blog a menudo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me ha parecido muy interesante pues yo tengo un mandarino atacado por la oruga. Nunca le he puesto venenos pues estoy totalmente en contra de ellos. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Haces bien de no echarle venenos. No sirven para nada, sólo para vaciarte el bolsillo, engordar a multinacionales depredadoras y contaminar todavía más nuestro Planeta, el único que tenemos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Excelente artìculo. Muy exhaustivo y bien explicado. Excelentes fotos clarificadoras. Làstima que en Argentina, carezco de la ayuda de la naturaleza (leàse de esos bichitos autòctonos)...Algùn remedio casero para eliminarlos? nativo2@hotmail.com

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Anónimo argentino. En todas partes hay aves insectívoras, así que no te preocupes que más pronto que tarde alguna de ellas descubrirá las oruguitas del minador, las probará, le gustarán y se especializará en eliminarlas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. No, si todo esto de los animalitos esta muy bien y la naturaleza es sabia y la fruta sabe mejor y las marmotas de campo bailan y danzan comiendo tarta de fresa y trarali trarala, pero mientras encuentran el caminito a mi jardin ya me han jodido vivo los puñeteros gusanitos, minadores, pulgones, mosca blanca y la madre que los pario a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estaba super estresada y con los ojos re abiertos leyendo todo esto y llego aki y suassssss........... me parto de la risa; al menos me desconcentre y deje la cara d susto. todos teneis razon, solo k hay k tener paciencia para k cada cosa actue en su tiempo.

      Eliminar
  13. Joer con los puñeteros gusanitos ! Jajajajaja.

    ResponderEliminar
  14. Me gustaria encontrar algún remedio para combatir el hollin que aparece en las hojas de algunos naranjos, ya que se propagan cada vez más.
    TOMEU CANALS (Mallorca)

    ResponderEliminar
  15. Hola Tomeu:

    Lo que tu llamas hollín supongo que se trata de la fumagina (mascara en mallorquín), una enfermedad por hongos superficiales que no penetran en los tejidos de las hojas, pero impiden que los rayos del sol incidan sobre los cloroplastos de la hoja y dificultan mucho la fotosíntesis. Esta infección fúngica se ve favorecida por la parasitación de cochinillas que chupan la savia y luego excretan una melaza pegajosa por el ano que es el alimento predilecto del hongo de la fumagina. Yo no utilizo ningún producto químico en mi jardín, pero tengo entendido que la mascara o fumagina se puede combatir facilmente fumigando las hojas con una solución jabonosa a presión hecha con agua y jabón potásico blando (sabó fluix en mallorquín), el jabón antiguo negro o blanco que parece una crema que tiene un gran poder limpiante y despega la fumagina de las hojas y las deja limpias y relucientes. El "sabó fluix" no perjudica en nada a los árboles. Pruébalo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ya que creo que es una solución más natural, pero no me atrevia ya que tenia reparos.
      Molt agrait.
      Una pregunta mes. Tengo un naranjo que tiene bastantes hojas entre verde pálido y amarillo (solo uno)de los 40 que hay, podria ser por falta de hierro. GRACIAS

      Eliminar
  16. Sí podría ser por falta de hierro, pero es poco probable ya que los naranjos soportan muy bien la tierra caliza de Mallorca. Yo me inclinaría más por alguna enfermedad fúngica en las raíces o vírica o bacteriana en todo el árbol (Armillaria mellea, Phytophthora, etc...). Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. hola ..yo vivo en miami . usa . y tengo 4 arboles de citricos , llenos del minador de las hojas , no tengo esos pajaros o cualquier otros animal que se coma este parasito , existe algun insepticida que pueda matar esta plaga ...muchas gracias . mi email is : berneemilio@yahoo.es ........gracias

    ResponderEliminar
  18. Hola Emilio: Siento no poder ayudarte. No uso pesticidas en mi jardín y no conozco el nombre de ninguno específico para el minador de los cítricos. Además por lo que yo sé todos los tratamientos químicos son un fracaso y además muy caros. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola juan gracias por responderme , existe algo que no sea pesticidas , no se cualquier cosa , no quiero que se me mueran mis matas ....gracias ......

      Eliminar
    2. No puedo decirte más de lo que digo en esta entrada. Yo no hice nada. Dejé actuar la naturaleza y ella resolvió sola el problema.

      Eliminar
    3. hola juan ...consegui un incepticida sistemico que no me salio caro y si me resolvio el problema ..muchas gracias ...se llama bayer advanced es un 3-in-1 ...insect , disease , & mite control ...en 15 dias ya me estan saliendo hojas nuevas ..salve mis arboles gracias a DIOS ....muchas gracias ....

      Eliminar
  19. Hermoso relato....y no es un cuento con final feliz...reconforta el alma Juan!!!. Un saludo cordial y mis sinceras felicitaciones por tu trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alicia. Un cordial saludo desde el otro lado del Planeta.

      Eliminar
  20. Sera que por aca po Mexico, tendre la suerte de q la naturaleza haga lo suyo?, acabo de empezar con un pequeño negocio de venta de plantas y me preocupa un naranjo que he tenido que limpiar quitandole las hojas contaminadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, si en México todavía estáis libres del minador has hecho muy bien quitándole las hojas infestadas. Así las oruguitas no llegarán a adultas y se romperá el ciclo. Si tu naranjo enfermo fue importado de Europa, significa que no funcionan los controles sanitarios.

      Eliminar
  21. Hola Juan, como siempre un artículo fantástico y muy pedagógico. yo tengo un pequeño naranjo de unos 3 años en una maceta en mi terraza, He quitado las hojas afectadas, las he metido en una bolsa de papel y las he quemado, espero que no vuelvan ha aparecer. Yo también uso el jabón potàsico para el pulgón y va genial
    Un saludo a todos
    Juanma

    ResponderEliminar