viernes, 1 de mayo de 2020

Flor de Banano con Pollo a la Cúrcuma

El extremo de la inflorescencia de las plataneras y los bananos de jardín sólo contiene flores masculinas. A diferencia de los países tropicales, donde lo aprovechan como alimento, en Europa no existe la costumbre de comerlo. Los agricultores canarios y los de la costa tropical de Andalucía simplemente lo cortan y lo tiran, aunque en realidad es una verdura buenísima, que se puede comer tanto cruda en ensaladas como cocida. Existen sin embargo chefs de cocina avispados que ya empiezan a introducirlo en sus platos. Para las Islas Canarias sería un buen negocio exportar a Europa estos cogollos como si de una verdura exótica se tratase.

 Cogollo de banano de jardín que he utilizado para la receta.

 Inflorescencia de platanera de Canarias, Musa acuminata 'Dwarf Cavendish', con el extremo o cogollo masculino antes de ser cortado por el agricultor.

Racimo de plátanos de Canarias con el extremo masculino ya cortado.

Inflorescencia de banano de jardín, Musa x paradisiaca 'Dwarf Orinoco', que resiste muy bien el clima mediterráneo.

 Racimo de banano de jardín con el extremo masculino cortado, para que la planta no malgaste agua y nutrientes inutilmente y éstos se destinen al engorde de los platanitos.

Platanitos anteriores ya maduros.


INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

 -El extremo de una inflorecencia de platanera.
-Un tomate grande bien maduro.
-Una cebolleta.
-Una chalota.
-Dos dientes de ajo.
-Un trozo de rizoma de jengibre.
-Un limón.
-Dos puñados de arroz.
-Cúrcuma en polvo.
-Pimienta negra.
-Aceite de oliva virgen.
-Agua.
-Sal.

Algunos de los ingredientes.

 Al extremo o cogollo de una inflorescencia de platanera canaria o de banano de jardín se le retiran los sépalos rojos más coriáceos.

 Las flores masculinas que hay debajo de cada sépalo se arrancan y reservan.

 Los sépalos más fibrosos se desechan y las tiernas flores masculinas se aprovechan para añadirlas al plato.

 Una vez arrancados los sépalos más coriáceos nos queda un cogollo muy tierno, que cortaremos en rodajas de medio centímetro.

Visión del corte del cogollo de platanera.

 Para que no se oxide y ennegrezca, el cogollo troceado se introduce en un recipiente con agua y zumo de limón.

 La cebolleta, la chalota, los ajos y el rizoma de jengibre ya troceados.

 El tomate pelado y troceado. Como veis yo no retiro nunca las semillas, ya que el arilo gelatinoso que las envuelve es precisamente lo más nutritivo y sabroso del tomate. La tomatera rodea las semillas de sus frutos con vitaminas, azúcares, antioxidantes y aromas deliciosos para que los animales al comerse los tomates se las traguen y, una vez digerido el arilo, las dispersen lejos de la planta madre con sus deyecciones. Es absurdo desperdiciar lo más nutritivo y gustoso de los tomates y quedarse sólo con la pulpa roja, que en su mayor parte es agua con licopenos, también muy buenos para nuestra salud, por cierto.

 Se fríe un contramuslo de pollo por comensal en una cazuela con aceite de oliva virgen y una vez dorado se reserva.

En el mismo aceite se sofríen los ingredientes del sofrito y, cuando están pochados, se añade el cogollo de platanera troceado.  Tras darle varias vueltas, se añaden los contramuslos y agua suficiente que los cubra, una cucharada sopera de cúrcuma en polvo, media cucharadita de pimienta negra y sal al gusto, y se deja que hierva veinte minutos. Cuando la carne está tierna, se echa en la cazuela un puñado de arroz por comensal y se espera a que se cueza.

El resultado es un guiso extraordinario. El sabor a curry es intenso y el aroma delicioso. Me ha sabido a gloria.

¡Buen provecho, amigos!

14 comentarios:

  1. Quina passada Joan!
    Has degut posar-te ses botes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Matilde. Si no fos que estic en règim per no engreixar, me n'hauria menjats tres plats.

      Eliminar
  2. ¡Guauuuu! me has sorprendido una vez más, no recuerdo una rescata como esa en Canarias, con tu permiso me apunto la receta y la comparto.
    gracias y un abrazo chicharrero

    ResponderEliminar
  3. Siempre nos traes comida deliciosa. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me sorprende esta receta, no conocía esos cogollos y sin duda deben de estar deliciosos con el curry ¡ummm!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, vivo en el centro de Portugal, Batalha, hoy corté la punta de un montón de plátanos, probaré tu receta. Gracias
    Margarida Jordão
    PD: usé el traductor, no sé si es correcto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correctísimo, Margarida. Espero que te guste.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola Juan me gustaria contactar con ud
    estoy en Barcelona
    si puede escribirme a: micorreoesdaniela@gmail.com o dejarme el suyo

    ResponderEliminar
  7. Buenos días Juan, espectacular como todo el blog. Se puede utilizar el cogollo de cualquier platanera? tengo un bosque de alimentos en el que ya había un grupo de plataneras cuando compré la parcela, y desconozco que especie de Musa será, pero producen muchas flores y platanos también. Tengo Cavendish plantada por mi pero muy pequeñas y aún no tienen inflorescencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Neke:
      En principio si tus plataneras dan plátanos comestibles, no veo ningún inconveniente en probar su cogollo. Que yo sepa ninguna Musa es venenosa.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. de verdad dudo que las flores del extremo sean masculinas, pero si usted lo dice, ya es para mi un 99 por cierto, no me gusta el sabor para nada de esos petalos, rejuchi, cocinados tal vessss..

    saludos desde Lima Peru

    ResponderEliminar