banear

domingo, 28 de noviembre de 2010

Cyathea cooperi: sus antepasados alimentaron a los dinosaurios

El helecho arbóreo Cyathea cooperi, sinónimo de Sphaeropteris cooperi, es descendente de los gigantescos helechos que formaron bosques inmensos hace millones de años. Sus frondes tiernas fueran el alimento predilecto de los dinosaurios herbívoros, muchos de ellos con largos cuellos que, como ocurre actualmente con las jirafas, les permitían llegar a la yema central tierna de los helechos arbóreos.

La Cyathea cooperi es australiana,  nativa de Nueva Gales del Sur y Queensland. El hombre, cautivado por su belleza antediluviana, la ha extendido por todos los países del mundo con un clima templado parecido a su lugar de origen, tanto en jardines botánicos como en jardines urbanos y particulares. Se ha naturalizado en Hawai y en las Islas Azores. Resiste heladas no demasiado intensas y prefiere crecer a la sombra o semisombra de árboles altos, ya que el sol directo le quema las frondes. Es fundamentalmente un helecho de sotobosque. En condiciones óptimas puede llegar a los 15 metros de altura con un tronco de 30 centímetros de grosor.

Bellísimas Cyathea cooperi de unos 4 metros en un bosque de cryptomerias en la Caldeira do Faial del Archipiélago de las Azores. En estas islas atlánticas, frescas y templadas con una alta humedad ambiental, se ha asilvestrado y forma bosques mixtos con las plantas propias de la Laurisilva macaronésica y otras plantas introducidas como la conífera japonesa Cryptomeria japonica, el rododendro, la hortensia, etc...

Grupo de jóvenes Cyathea cooperi de dos metros de altura rodeadas de gigantescas Cryptomeria japonica  en un bosque de la Isla de Faial.

Curiosa imagen de tres plantas introducidas e invasoras, Cyathea cooperi, Cryptomeria japonica y Rhododendron indicum, que forman por si solas espesos bosques en las Islas Azores, dificultando enormemente la supervivencia de los árboles y arbustos autóctonos propios de la Laurisilva.

Tres Cyathea cooperi en un jardín de la ciudad de Funchal en la Isla de Madeira. Crecen a la semisombra de altísimas palmeras que las protegen del sol intenso de esta bella isla subtropical.

Ejemplar de unos tres metros de altura que crece a la sombra de árboles gigantescos en el maravilloso Jardín botánico de la Orotava en la isla canaria de Tenerife, especializado en plantas tropicales y subtropicales. Este jardín es una visita obligada para todos los amantes de las plantas exóticas. La diversidad de especies es enorme.

Otro ejemplar del mismo jardín visto a contraluz. (Doble click sobre la foto para ampliarla)

Detalle de la inserción en el tronco de los pecíolos de las frondes. Llama la atención la abundante pilosidad formada por largas páleas lanosas de color pajizo.
 
Cicatrices en forma de panal de miel dejadas por los pecíolos en el tronco que le dan una gran belleza. 

Fronde nueva en mayo con la típica forma enrollada, que sigue la Secuencia matemática de Fibonacci.

Esporangio muy grande de Cyathea cooperi después de la dispersión de las esporas.

Esporas triangulares de superficie espiculada que germinan con facilidad.

Diminutas Cyathea cooperi con su primera fronde acabadas de nacer a los cinco meses de sembrar las esporas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario