banear

sábado, 2 de agosto de 2014

Eugenia brasiliensis: Grumichama del Brasil

Hace casi 10 años, el 29 de diciembre de 2004, mi cyber-amigo portugués Sérgio Duarte, profesor de Sistemas de Computación de la Facultad de Informática de la Universidad Nova de Lisboa, gran aficionado a los frutales tropicales, me mandó 10 semillas de Grumichama del Brasil, Eugenia brasiliensis y varias de Chicozapote, Manilkara zapota. Yo a cambio le mandé semillas de caqui silvestre o esto creía yo, pues con los años aprendí que todos los caquis asilvestrados en realidad son híbridos entre Diospyros kaki y Diospyros lotus, salvo si son hijuelos brotados de la raíz del patrón, pues en este caso son Diospyros lotus o Diospyros virginiana, sobre los que se suelen injertar los caquis en Europa. Ver entrada ---> Los caquis cultivados son hembras partenocárpicas


Germinaron todas las semillas, pero no sobrevivió ningún chicozapote, sólo dos grumichamas. Nueve años y medio después una de mis dos Eugenia brasiliensis ha madurado sus diez primeros frutos tras varios años floreciendo sin cuajar ninguno. La otra no acaba de arrancar, pero de momento aguanta bien el duro clima de Mallorca. Hasta ahora ambas han soportado los tórridos veranos mediterráneos con temperaturas máximas cercanas a 40ºC y los fríos inviernos de la costa mallorquina con alguna nevada intensa y temperaturas de -2ºC.

Grumichama del Brasil recién nacida a las 4 semanas de la siembra.

Así era hace 5 años la grumichama o cerezo del Brasil que ha fructificado. La acababa de sembrar en su lugar definitivo a pleno sol junto a una pared que la protege de los frios vientos del norte.

Abrió sus primeras flores hace 3 años. Los pétalos tienen un color blanco inmaculado. Son flores son muy efímeras. Sólo duran medio día. En la foto no están abiertas del todo. No conseguí hacerles una buena foto en plena floración, pues cuando volvía unas horas después ya habían tirado los pétalos.

Flor recién fecundada iniciando el engorde del fruto.

 Los frutos maduran en tres o cuatro semanas. Una vez alcanzado su máximo desarrollo pasan de verdes a rojos en cuestión de horas.

¡Qué gozada de frutitos exóticos! ¿Verdad? Me moría de ganas de probarlos.
 
La pulpa es amarilla y rodea una gran semilla. El sabor es realmente exótico, ácido y refrescante. Recuerda un poco a su prima, la Pitanga o Cereza del Surinam. Ver entrada ---> Eugenia uniflora: Pitanga del Surinam

Semillas de Eugenia brasiliensis que son muy perecederas y deben sembrarse cuanto antes, pues si se deshidratan pierden rápidamente su capacidad de germinación.


4 comentarios:

  1. Muy curiosa esa planta, con esa floración tan efímera.Por aquí nos conformamos con las cerezas del Jerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pini, las cerezas del Jerte son una delicatessen, un manjar de dioses.

      Eliminar
  2. ¡ Que suerte Juan, tienes una gran variedad de frutales, yo esta no la tengo . Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, te conviene más la Pitanga del Surinam. Resiste mejor el frío y sus cerezas son más sabrosas. Un saludo.

      Eliminar