banear

domingo, 19 de octubre de 2014

Las flores del cambio climático

¿Se alterará también el celo en los animales salvajes?

Las altas temperaturas otoñales, junto con las esperadas lluvias tras la larga sequía veraniega y los soleados días que las siguen, enloquecen y perturban el ciclo vital de las plantas. Los sensores para la temperatura y la luz ubicados en sus yemas se confunden, creen estar en primavera y sintetizan fitohormonas prematuramente acelerando la floración que se adelanta en cinco o seis meses. He aquí algunos ejemplos:

Manzano, Malus pumilla, con una vistosa flor rosada junto a dos magníficas manzanas maduras a principios de otoño.

Detalle de la flor anterior.

Cneoron tricoccon, que suele florecer en primavera, con una magnífica floración otoñal.

Pyrus betulaefolia, el peral silvestre de los bosques templados de China que florece normalmente a principios de la primavera, mostraba ayer a mediados de otoño esta abundante floración.

Otras dos flores otoñales de Pyrus betulaefolia. En China este peral espinoso vive en los bosques de bambú y sus diminutas peras, las más pequeñas del mundo, son una golosina para los osos panda y las aves frugívoras.

 
 Peritas chinas maduras de sólo medio centímetro.

Abundante floración de un peral común, Pyrus communis, a mediados de octubre.

El Linum maritimum suele florecer desde mayo hasta agosto. El de la imagen, ayer día 18 de octubre, mostraba una abundante floración con numerosos capullos florales todavía por abrir.

Aeonium rubrolineatum, una Crassulaceae endémica de la isla canaria de La Palma, cultivada como planta de jardín en una finca de la Serra de Tramuntana de Mallorca, que debería florecer en primavera y lo está haciendo a finales de otoño.

 Inflorescencia del Aeonium anterior.

Detalle de las flores del endemismo palmeño anterior.

 El árbol del coral sudafricano, Erythrina caffra, suele florecer a mediados de mayo. El de la imagen, cultivado en Mallorca, hasta ahora había florecido en primavera, pero este año lo ha hecho a mediados de enero, en pleno invierno.

Curiosamente este año la floración ha sido espectacular, mucho más abundante que otros años.

En los bosques costeros de Sudáfrica sus flores son polinizadas por aves libadoras de néctar. En Mallorca no viven estas aves, sus flores no son polinizadas y caen sin producir semillas. Es lo lógico y natural. Pero, ¿qué va a ocurrir en Sudáfrica con el cambio climático si sus flores florecen cuatro meses antes de lo esperado? ¿Serán igualmente polinizadas? ¿Producirán semillas?


También este endrino, Prunus spinosa, anda loco con sus fitohormonas y ha florecido a finales de otoño.

¿Qué va a ocurrir en toda la Tierra durante las próximas décadas? ¿Comeremos peras y manzanas maduradas en febrero? ¿Producirán semillas viables las flores otoñales e invernales de las plantas silvestres? ¿Dejarán de perder las hojas en otoño los árboles y arbustos de hoja caduca y mantendrán todo su follaje durante todo el año como en los países tropicales? ¿Enjambrarán en pleno invierno las abejas que ayer vi libando con glotonería estas flores otoñales-invernales? Nuestros nietos conocerán las respuestas.



10 comentarios:

  1. Juan, mis árboles también están así, ya llevan muchos años que le pasa lo mismo sobretodo los perales, ciruelos y manzanos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Teresa. Recuerdo que hace 50 años a mediados de octubre hacía un frío que pelaba y hoy mismo en Mallorca ha hecho un calor bochornoso. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bon dia,
    Ayer paseando con mi perra por un prado lo vimos plagado de florecillas, quedé sorprendido pues parecía que estuvieramos en abril o mayo.
    Tengo una higuera jovencita en una maceta y lejos de perder las hojas todavía esta creando hojas nuevas
    Una abraçada,
    Juanma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Juanma, las altas temperaturas vuelven locas a las plantas y las hacen creer que viene la primavera. Una abraçada.

      Eliminar
  3. Se nota y mucho el cambio climático, las floraciones se alargan o aparecen fuera de temporada, es algo que he ido notando en mi jardín y en los campos de los alrededores en los últimos años.
    Preciosa esa flor de manzano junto al fruto, estéticamente hablando claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Montse, las manzanas tan rojas acompañadas de una flor otoñal conforman una imagen muy bonita. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Por mi tierra,ttambién, en cuanto caen abundantes lluvias en el otoño y luego aprieta el calor, como está ocurriendo ahora, las plantas empiezan a florecer como si estuviésemos en primavera.En los animales, al menos, hasta ahora, parece que no se ven alteraciones en los ciclos reproductivos. Pero bueno, la evolución no para y los seres vivos tienen que adaptarse , lógicamente ,a los cambios que se producirán.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Pini. La naturaleza es despiadada con los seres vivos: o se adaptan o se mueren y desaparecen para siempre de la faz de la Tierra. No hay lugar para los débiles y los inadaptados. Saludos.

      Eliminar
  5. Un año realmente fuera de sí.
    Aquí lo abedules pusieron amarillas sus hojas hace mes y medio, aún están en sus ramas vistiendo el paisaje de un prolongado otoño. Lo mismo ocurre con el sauce común ( Salix atrocinerea).
    Algo parecido ocurrió en 92, algunos robles, casi no tiraron sus hojas. Recuerdo qe a finales de febrero las yemas de las viñas estaban dilatadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El año pasado ya hubo muchas floraciones otoñales. Saludos.

      Eliminar