banear

martes, 2 de diciembre de 2014

UN PACIENTE AGRADECIDO

Esta tarde uno de mis pacientes, agradecido por mis servicios, me ha traído a la consulta una bolsa con más de un kilo de nízcalos que acababa de encontrar en las montañas recién regadas por copiosas lluvias de la Serra de Tramuntana de Mallorca, concretamente en los exuberantes y paradisíacos bosques de pinos carrascos, encinas, olivos, acebuches, lentiscos, aladiernos, madroños, labiérnagos, jaras y carrizos de Sa Calobra. Los viejos médicos como un servidor con más de tres décadas de ejercicio profesional en su haber agradecen estos detalles tan bonitos y ¡sabrosos!

¡Qué hermosura!, ¿verdad?

Ya en casa y tras una minuciosa limpieza de tierra y hojarasca aquí podéis ver estos dos fantásticos platos llenos a rebosar de nízcalos sanísimos.

 Entre la cincuentena de nízcalos he encontrado tres de un color diferente. En lugar de ser rojo-vinosos con tintes verdosos son anaranjados también con tintes verdosos. Los primeros, los más abundantes en los bosques mallorquines, son de la especie Lactarius sanguifluus y los segundos Lactarius deliciosus.

Aquí se ven mejor las diferencias que son muy llamativas.

Una de las múltiples recetas mallorquinas con las que se preparan los nízcalos o rovellones, que en la isla llamamos "esclata-sangs" = que revientan en sangre, son los "Esclata-sangs amb llom" = Nízcalos con lomo.

En una sartén con aceite de oliva se fríe el lomo con unos ajos troceados, se salpimenta y se retira del fuego, reservándolo en una plato. A continuación en el mismo aceite se sofríen unos tomates y una cebolla, que yo he sustituído por unas cebollitas pequeñas enteras. Un poco antes de que estén sofritas del todo se les añaden los nízcalos troceados, medio vaso de vino tinto y media cucharada de pimentón dulce. Se rectifican de sal y en cuanto el vino se haya evaporado ya está listo el plato.

Os aseguro que me han sabido a gloria, regaditos con un generoso vaso de vino tinto.

¡Buen provecho, amigos!


6 comentarios:

  1. Quina mengera Joan!
    (i això que ja fa estona que he sopat!)
    Matilde

    ResponderEliminar
  2. Preciosas setas! Y, en efecto, a los platos de carne les dan un punto delicioso.
    Carmela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es , Carmela. Las setas y las carnes son buenas aliadas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. hola Joan
    si algun dia vens al Berguedà per la tardor
    anirem a buscar rovellons d'avet perque vegis les diferències amb els altres dos

    salutacions cordials

    i bon profit

    Lluc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola aconit:

      Moltes gràcies per la convidada. Catalunya a excepció de Barcelona és una de les meves assignatures pendents.

      Salutacions cordials.

      Eliminar