sábado, 13 de enero de 2018

Psidium friedrichsthalianum, el Guayabo Cas de Costa Rica

La guayaba más ácida del mundo

Hace veintiocho años, con mi huerto de naranjos recién comprado, andaba yo entusiasmado con la ilusión de convertirlo en un jardín de ensueño lleno de árboles exóticos, en un cachito de Paraíso Terrenal en miniatura, en un oasis tropical en plena Serra de Tramuntana de Mallorca. Por fin tenía la oportunidad de hacer realidad mi sueño.

 Dos guayabas Cas de Costa Rica.

Así pues, unos pocos años después, con la maravillosa novedad llena de posibilidades del recién estrenado Internet, me dediqué a comprar online con la Visa semillas de frutales tropicales y subtropicales de todo el mundo y también de árboles forestales y/o ornamentales con alguna característica que a mí se me antojaba interesante. El impronunciable nombre científico de este guayabo costarricense me llamó la atención y pedí un paquetito de semillas.

 Joven Guayabo Cas de tres años de edad.

Con el ambiente cálido del interior de mi casa sembré las semillas en pleno invierno y en primavera ya tenía cuatro pequeños guayabos Cas. En cuanto desapareció el peligro de las heladas tardías los sembré en mi huerto. Dos de ellos se adaptaron muy bien al clima y al suelo calcáreo de Mallorca, mientras que los demás murieron uno tras otro por no poder soportar la cal y el Ph alcalino de 7'5 de la tierra y el agua de riego, que les provocaban clorosis, es decir, anemia vegetal con blanqueamiento de las hojas por imposibilidad de absorber el hierro del suelo.

 El otro guayabo Cas en febrero con sus bellísimas hojas invernales ricas en antocianos rojos y morados para poder soportar el frío de Mallorca. En su Costa Rica natal sus hojas se mantienen verdes durante todo el año.

 Capullos florales a mediados de junio.

 Bellísimas y llamativas flores de un blanco inmaculado en julio.

 Como en todas las Mirtaceae, las flores del Psidium friedrichsthalianum cuentan con numerosos estambres blancos con las anteras beig que rodean un largo pistilo con el estigma verde oscuro en su extremo. Cuatro luminosos pétalos blancos en cruz les indican a las abejas polinizadoras dónde pueden encontrar una gotita de néctar.

 Frutos de guayabo Cas en enero. Suelen caer del árbol en cuanto están maduros.

 Dos guayabos Cas partidos por la mitad.

 Su pulpa parece muy jugosa y apetecible, pero la verdad es que es terríblemente ácida, mucho más que el más agrio de los limones.

En Costa Rica preparan un delicioso refresco con el zumo de su pulpa que ellos llaman "fresco de cas".


4 comentarios:

  1. aqui en mi tierra es bien sabido que apenas maduran los guayabos se llenan de gusanos por dentro, digame aya en españa sucede o mismo,
    saludos desde Lima Peru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, ricardosos. Nunca he visto gusanos en mis guayabas.
      Saludos.

      Eliminar